Publicidad

CAMPO.- La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible proyecta la berrea como un valor verde que supone un aval de sostenibilidad para impulsar los municipios de la sierra. Pasear y descansar, respirar aire puro y escuchar la naturaleza en una época donde los sonidos cobran más protagonismo que nunca. Esta es la propuesta de la Red de Espacios Naturales Protegidos de la Junta de Andalucía en Jaén, dependiente de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, para que jienenses, andaluces y resto de españoles conozcan los atractivos de la berrea y nos visiten en esta época del año. Además, lo hace con programas que proyectan los valores naturales que existen en la provincia.

La delegada territorial Soledad Aranda ha visitado el Parque Natural de Despeñaperros con motivo del inicio de las actividades de difusión de la berrera incluidas dentro del Plan de Dinamización del Centro de Visitantes Llano de las Américas. El Plan de Dinamización plantea el modelo de uso público deseado a largo plazo, así como los objetivos actuaciones y prioridades de ejecución. “Desde la Consejería tenemos una determinación que es generar empleo verde en nuestro medio rural. Dentro de este trabajo, los planes de dinamización de los parques naturales de la provincia son clave para hacer posible un desarrollo sostenible, aprovechando sus activos paisajísticos, las singularidades en flora y fauna, para atraer cada vez más visitantes a la provincia de Jaén. Queremos que nos visiten ecoturistas para que lleguen con un importante compromiso de conservación medioambiental y nos ayuden a dinamizar la economía de nuestros pueblos” señala la delegada. Durante la visita, la delegada estuvo acompañada por el alcalde de Santa Elena, Ramón Coloma, el diputado provincial de Turismo, Francisco Javier Lozano, y el diputado provincial Juan Caminero.

Berridos audibles a kilómetros

Se conoce por berrea al periodo de tiempo en el que tiene lugar el apareamiento entre los ciervos y, como parte del cortejo nupcial, los machos emiten unos fuertes berridos audibles a varios kilómetros de distancia. Estos berridos permiten hacer “visible”, en la quietud de las tardes de comienzos de otoño, a unos animales que normalmente pasan desapercibidos entre el monte.

Los factores desencadenantes de la berrea son varios, como las primeras lluvias, las noches más frescas o los días más cortos, entre otros. El momento coincide con el inicio del periodo fértil de las ciervas. En esta situación la estrategia reproductiva de la especie consiste en que los machos adultos más fuertes comienzan a competir entre ellos berreando para convencer a las hembras de que son los mejores candidatos con los que aparearse y, de paso, tratar de disuadir a otros competidores antes de tener que llegar al enfrenta-miento violento. El resultado es una superposición de sonidos emitidos por los machos que deja por unos instantes en segundo plano el resto de los sonidos de la naturaleza.

Estos días, en el Parque Natural de Despeñaperros puede aprovecharse el disfrute de actividades como el senderismo o la bicicleta de montaña para de-tenerse unos instantes y disfrutar del espectáculo. Si, además, se tiene la suerte de poder contemplar en un claro del monte a uno de estos ejemplares, es seguro que la visita se convertirá en excepcional. Actualmente, en el Par-que Natural de Despeñaperros convive con otras especies una población de ciervos cercana a los 1.100 ejemplares.