Publicidad

SUCESOS.- La Guardia Civil, concretamente componentes del Servicio de Protección de la Naturaleza, en esta época del año, está intensificando la vigilancia para evitar la captura
de aves, conocidas como fringilidas.

Como resultado de estos servicios, el pasado día 8 de los actuales, en un Punto de Verificación de vehículos y personas, establecido en una vía de comunicación del término municipal de Bailén (J), fue interceptado un vehículo tipo turismo, el cual portaba en el maletero, una jaula que contenía trece aves fringílidas.

Una vez examinadas las aves, se pudo comprobar que todas presentaban restos de pegamento (LIGA), en alas y patas. Por los componentes del Seprona, se procedió a eliminar el pegamento, y la posterior suelta de los animales. En una inspección ocular al investigado, se pudo comprobar que tenía restos de pegamento (LIGA), en las manos.