Reyes exige discriminación positiva hacia Jaén en los fondos del plan ‘Andalucía en Marcha’

0
79
Francisco Reyes con Julio Millán.
Francisco Reyes con Julio Millán.
Publicidad

JAÉN.- El presidente de la Diputación de Jaén, Francisco Reyes, exige al presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, una “discriminación positiva” hacia la provincia jiennense en el reparto de los fondos incluidos en el plan ‘Andalucía en Marcha’ que se presentó ayer. Reyes considera que “debe tenerse en cuenta la situación de cada territorio a la hora de ejecutar estas inversiones”, y señala que “nuestro territorio está por debajo de la media andaluza en los principales indicadores económicos, por lo que es preciso que la Administración andaluza priorice a las provincias que más lo necesitan”.

Al respecto, el máximo responsable de la Diputación jiennense recuerda que la provincia registra a agosto de 2020 un total de 60.818 parados y una tasa de desempleo, según la Encuesta de Población Activa del segundo trimestre de este año, del 25,63%, la más alta de Andalucía. Con respecto a otro parámetro socioeconómico importante como es el Producto Interior Bruto (PIB), los últimos datos anuales (de 2018) reflejan que Jaén fue la provincia con menor crecimiento de la comunidad autónoma, con un 2,16%, por debajo de la media andaluza que alcanzó un crecimiento del 3,37%.

Por todo ello, Reyes subraya que este plan “puede ser una oportunidad para igualar territorios y en este caso, reivindicamos una discriminación positiva hacia nuestra provincia”. El presidente de la Diputación insiste en que “es de recibo que desde la Administración provincial reclamemos que la distribución de los recursos económicos incluidos en este plan, que según anunció ayer Moreno Bonilla asciende a 3.450 millones de euros para el periodo 2020-2023, sea proporcional y beneficie especialmente al territorio jiennense”.

De esta forma, Francisco Reyes estima que “la provincia de Jaén podría recibir el verdadero impulso que necesita de la Junta de Andalucía”, un respaldo que “llevamos solicitando desde hace tiempo y ahora puede hacerse realidad por medio de la aplicación de una discriminación positiva a la hora de ejecutar un plan con el que se pretende reactivar la economía, generar empleo y modernizar infraestructuras y servicios en toda la comunidad autónoma andaluza a través de la realización de obras en infraestructuras sanitarias, educativas, hidráulicas y en materia de transporte y comunicaciones”.