Los robos de aceituna bajaron en Jaén un 45,82 por ciento en la última campaña

0
193
Publicidad

JAÉN.- La cantidad de aceituna sustraída durante la campaña de recolección 2019-2020 en la provincia de Jaén registró un «importante descenso»: se denunció el robo de 90.348 kilos de aceituna, frente a los 166.752 kilos de la anterior, lo que supone una bajada del bajada del 45,82 por ciento.

Así lo ha destacado la subdelegada del Gobierno de España, Catalina Madueño, después de conocer el informe elaborado por la Comandancia de Jaén. «Sin lugar a dudas, la labor preventiva llevada a cabo por la Guardia Civil de Jaén ha sido fundamental para consolidar esta disminución de los robos en el campo jiennense», ha valorado este jueves en una nota.

También ha puesto de manifiesto la eficacia de los agentes en el esclarecimiento de estos delitos, ya que se han conseguido recuperar 54.648, lo que supone el 60,5 por ciento del total. Se trata, según ha añadido, de unos «datos magníficos», ya que «prácticamente se recobran dos de cada tres kilos de aceituna que habían sido sustraídos»

En este sentido, y con estos datos, Madueño ha felicitado a la Comandancia de Jaén por toda la labor realizada durante la anterior campaña de recolección de la aceituna. «La Guardia Civil tiene un dispositivo de seguridad muy consolidado en la provincia y que está dando unos buenos resultados en los últimos años», ha asegurado.

Fruto de este despliegue, se produjo la detención de dos personas, mientras que otras 61 personas fueron investigadas por delitos contra el patrimonio. Igualmente, se formularon dos denuncias por infracciones administrativas. Del mismo modo, se inspeccionaron 113 tajos, en los que se controló la situación administrativa de los trabajadores, sin que se realizara actuación alguna por irregularidades en la documentación.

El dispositivo de seguridad estuvo compuesto por unos 1.030 agentes de la Comandancia de la Guardia Civil de Jaén, que realizaron labores de prevención con presencia activa en el campo y en las almazaras, e igualmente trabajo de investigación a través de las unidades de policía judicial, del Seprona y de los equipos específicos ROCA. Al respecto, también hubo apoyos puntuales del escuadrón de caballería y del servicio aéreo.

Los agentes controlaron las fábricas y los puestos móviles de compra, los tajos, las vías de comunicación, así como los cortijos y los lugares donde se establecen los jornaleros mediante la verificación de personas, vehículos y documentación.

COMUNICACIÓN

Junto a ello, la subdelegada ha agradecido la colaboración de los agricultores para evitar los robos. «Cada vez hay más canales de comunicación abiertos con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Es importante que nos ayuden y que adviertan a los agentes de cualquier movimiento sospechoso que se produzca en el campo», ha insistido.

Al hilo, ha resaltado el aumento de los servicios de la Guardia Civil encaminados al ámbito rural y al conocimiento de la demarcación. En este sentido, ha destacado de forma positiva la implicación de las organizaciones agrarias y de los propios empresarios agrícolas.

Uno de los aspectos que sigue preocupando es el hecho de que casi el 40 por ciento de la aceituna sustraída en la anterior campaña había sido ya recolectada y estaba depositada en remolques, en sacos o en los propios mantones que se quedan en el campo al finalizar la jornada laboral y que no son llevados a la almazara.

En concreto, y según los datos facilitados por la Guardia Civil, 34.698 de los 90.348 kilos aceituna robada en la anterior campaña ya habían sido recogidos. «No se pueden dar facilidades a los ladrones. Es una cuestión que se produce año tras año y que, en esta campaña, se ha incrementado. Tenemos que seguir trabajando en este sentido», ha concluido.