Publicidad

SUCESOS.- El Ayuntamiento de Jaén informa de que la Policía Local ha levantado dos nuevas actas por arrojar vertidos fuera del lugar indicado para ello. En el primero de los casos, los agentes, tras recibir la Jefatura aviso de un ciudadano, sorprendieron ayer a un hombre que, provisto de una carretilla, arrojaba escombros en un solar, en la calle Comunidad Foral de Navarra, en Expansión Norte. Al ser preguntado sobre el origen de los cascotes, este vecino del barrio explicó que se encontraba realizando una reforma en su domicilio y que de ahí provenían los restos de los que se había desecho irregularmente. La Policía Local, ante estas evidencias, levantó un acta de infracción, con lo que se pone en marcha el proceso para tramitar la correspondiente denuncia. Además, se pudo comprobar que no contaba con licencia alguna para los trabajos en la vivienda, lo que le puede acarrear otra sanción. El otro vertido fue localizado, el miércoles 12 de agosto, en el Polígono Nuevo Jaén. Las investigaciones policiales permitieron encontrar a la sospechosa de ser la causante de los hechos y esta fue localizada ayer, lo que permitió notificarle la sanción preceptiva. Estas intervenciones están enmarcadas en el plan municipal, para el que se ha pedido colaboración a la Junta de Andalucía y a la Subdelegación del Gobierno en el marco de sus competencias, para intensificar el trabajo que corresponde al Consistorio de control y sanción de vertidos de residuos incontrolados que tras el confinamiento se han detectado en distintos puntos de la capital, especialmente zonas residenciales (Los Puentes sobre todo) y parques empresariales. Desde la Administración local se ha recordado que, para deshacerse de enseres y otro tipo de elementos domésticos que ya no tienen uso, hay a disposición de la ciudadanía un punto limpio, en la Ronda Sur, y también existe la posibilidad de  concertar una cita con punto limpio móvil que dispone, incluso, del servicio puerta a puerta, con teléfono gratuito (900104671).

Por otro lado, durante la madrugada de hoy, en torno a las 3.45 horas, una patrulla pudo comprobar cómo un grupo de jóvenes generaba molestias, al hablar de forma elevada, en la calle Coruña. Al pedirles que depusieran su actitud, para no incomodar el descanso de los vecinos, todos se marcharon de la zona de forma tranquila, salvo uno de ellos. Este, finalmente, fue arrestado por resistencia a la autoridad, después de amenazar y faltar el respeto a las agentes, tratar de huir ante los requerimientos policiales y romper una denuncia que ya se le había interpuesto anteriormente, por negarse a identificarse. Además, el pasado día 12 de agosto, se tramitaron 15 denuncias por no usar la mascarilla.