Publicidad

PROVINCIA.- Áskal es una organización de profesionales de la educación canina, especializada en Perros Señal desde el 2007. Está reconocida como entidad capacitada para otorgar la acreditación de Perros Señal en España y está reconocida internacionalmente como miembro de ADI(Assitance Dogs International).

Un Perro Señal es un Perro de Asistencia para Personas Sordas o para Personas con algún tipo de Perdida Auditiva. Hemos formado la Red Áskal, en la cual damos servicio a todas las provincias españolas y a varios países de latinoamerica. «Estamos ofreciendo información sobre nuestro proyecto y nuestro trabajo para poder llegar a más personas y poder ayudarlas», aseguran desde Áskal.

La problemática de las personas sordas es tan invisible como desconocidos son los perros señal. La sociedad acepta a los perros guía y está sensibilizada hacia las personas ciegas, pero la sordera también genera muchas dificultades que los perros señal pueden ayudar a solventar. Sin embargo, aún hay muchas personas sordas que no saben cuánto puede ayudarles un perro y muchos de los que ya disfrutan de sus servicios, tienen problemas
para ejercer su derecho de acceso público.

Un perro señal avisa a su dueño de que llora un bebé, de que llama un familiar, de que suena el teléfono, del timbre de la puerta, el interfono o cualquier otro sonido relevante para la persona sorda o con pérdida auditiva, como que se le ha caído algo del bolsillo, se oye una alarma o suena el despertador.

Áskal es una asociación sin fines de lucro que enseña a las personas sordas a adiestrar a sus propios perros mediante visitas domiciliarias. Trabajan a través de una red de
instructores de perros señal que cubre prácticamente todas las provincias españolas y está empezando a extenderse por América Latina. Áskal lleva adiestrando perros desde el 2007, estamos reconocidos legalmente en España para esta función y contamos con el sello de calidad de “Assistance Dogs International”, que solo otra entidad posee en España.

El derecho de acceso público permite a una persona sorda y su perro señal acceder a comercios, trenes, aviones, hoteles, restaurantes, edificios oficiales o incluso
hospitales, al igual que una persona ciega con su perro guía. Este derecho está reconocido por ley en prácticamente todas las Comunidades Autónomas, pero las personas sordas sufren impedimentos constantes para ejercer este derecho: El problema es la falta de información de la sociedad, el hecho de que la discapacidad auditiva sea invisible y llevar
un mestizo en lugar de un perro de raza.

Muchos perros mestizos tienen el temperamento idóneo para alerta de sonidos y no hace falta ser de raza para ser un perro de asistencia. Áskal selecciona a sus perros en refugios de perros abandonados, aunque si la persona sorda tiene ya un perro, se puede adiestrar a su propio compañero si es apto para el oficio de perro señal.

Son las propias personas sordas quienes adiestran a sus perros, siempre mediante premios y sin hacer nada que les cause dolor o miedo. El adiestramiento se basa en la reactividad natural al sonido de los perros, es decir, se refuerza un talento que el perro ya tiene, para que disfrute de su trabajo de alerta de sonidos.