Publicidad

PROVINCIA.- La alcaldesa de La Carolina, Yolanda Reche, y la concejala de Educación, Carolina Rodríguez, han mantenido una reunión con los directores de los centros educativos –colegios, institutos, Escuela Oficial de Idiomas, conservatorio, centro de adultos y guarderías- para analizar cómo será el curso con el covid19 como algo más que una amenaza.

Los responsables de los centros han puesto sobre la mesa, su grave preocupación sobre cómo impartir una enseñanza segura ante unas “instrucciones cargadas de incertidumbre” que dejan patente la “enorme descoordinación” entre las consejerías de la Junta de Andalucía. Reche se ha comprometido a hacer llegar al delegado Territorial de Educación, Antonio Sutil, el sentir de la comunidad educativa y la gran preocupación que supone el comienzo del próximo curso.

Según detallan los directores y directoras, las instrucciones se centran en cuestiones sanitarias y de prevención de riesgos laborales, aspectos que se extralimitan a lo académico y a la organización docente.

Tal y como se explicó en el encuentro, la comisión escolar del COVID debe de elaborar un protocolo de actuación del covid19 que garantice que la enseñanza se realice con seguridad. El objetivo es generar centros educativos seguros pero que, en opinión de las direcciones de los centros, está cuestión es “utópica”: Las razones que arguyen son las características de los centros, la gran cantidad de personas que circulan por ellos, las ratios por encima de 25 alumnos y la operatividad.

“Es imposible asegurar que estos entornos sean seguros para evitar contagios. Por eso nos han planteado su preocupación en limpieza y desinfección, en la formación de aulas de convivencia que ven imposible, en entradas y salidas, en distribución de las aulas, en los tránsitos en los centros y los recreos, en el comedor y las aulas matinales, etcétera”, afirma la alcaldesa.

El documento se debe elaborar con dos supuestos: docencia presencial y situación excepcional de docencia telemática. Entre otros asuntos, debe especificar las actuaciones previas a la apertura del centro, las entradas y salidas, el acceso de las familias y otras personas ajenas, la distribución del alumnado en aulas y espacios comunes, la disposición del material y los recursos, las medidas de higiene o la actuación ante la sospecha o confirmación de casos.

“Los directores y directoras me han mostrado su gran preocupación ante los futuros escenarios. Se ha dejado en sus manos la adopción de decisiones que afectan a unos 3.500 alumn@s en el municipio. No hay nada claro en las instrucciones ofrecidas por la Consejería de Educación. Son los propios centros quienes deben elaborar sus protocolos y hay aspectos muy complicados”, afirma la alcaldesa. En concreto, se refiere a las entradas y salidas en los colegios y guarderías. Si las familias no pueden acceder, habrá que cortar las calles.

Otro de los puntos difíciles de asumir es la limpieza. En los IES se recomienda ampliar el personal y que sea el profesorado quien limpie el material común y, en los colegios, depende del presupuesto municipal. Las ratios están por encima de los 25 alumnos y será difícil conseguir mantener las distancias en los espacios comunes. “Es un despropósito. Los directores y directoras se sienten bastante abandonados en la lucha contra el covid19. Por ejemplo, en los 25 millones anunciados por Imbroda para las reformas para los centros se han dejado fuera a los colegios, que son de competencia municipal”, censura Reche.