Publicidad

DEPORTES.- El meta, que finalizaba contrato la próxima temporada 2020-2021, solicitó nada más acabar la temporada, la carta de libertad.

A pesar de que el club y la dirección deportiva contaban con su continuidad en el equipo la próxima campaña, el ubetense no ha hecho otra cosa que pedir la anulación del contrato en vigor, sin penalización por ello ni pago de su futuro club de su cláusula de rescisión.

La decisión unilateral provocó que la dirección deportiva tuviese que salir al mercado en búsqueda de un guardameta que cubriera la salida de Jesús.

Cabe destacar que desde el club siempre se le han abierto las puertas al jugador, tanto en cuanto la situación de la portería quedase solucionada para la próxima campaña, y que el club no iba a mantener al jugador sin su voluntad de seguir.