Publicidad

PROVINCIA.- Las puertas del ayuntamiento de Baños de la Encina cerradas. Eso es lo que se encontraron las decenas de vecinos y vecinas de El Centenillo y representantes de entidades locales andaluzas ayer cuando pensaban asistir al pleno del municipio jienense en el que se debatía el expediente inicial de la supresión de la entidad local de El Centenillo.

Un expediente que fue aprobado con los votos a favor del PSOE y de IU, ocho en total, y los tres votos en contra del PP, a pesar de que en la propia sesión plenaria el alcalde de Baños reconoció la irregularidad o alegalidad que supone el hecho de que nunca se ha pasado a la entidad local la financiación preceptiva para poder autogestionarse, como marca la Ley Andaluza.

“Resulta inaudito”, han explicado desde la Federación Andaluza, presente ayer en la sesión, “que un alcalde que reconoce explícitamente el incumplimiento de la ley y, por lo tanto, la vulneración continuada de los derechos de la población de El Centenillo, aun así se base en la inexistencia de unos recursos que él mismo niega para iniciar un expediente y terminar con cerca de 180 años de historia de este pueblo”.

Desde la Federación alaban la defensa “emocionada pero también certera y llena de sensatez de la alcaldesa de El Centenillo y concejala del PP en Baños, Ana Ventura, que puso de manifiesto ante el pleno el contrasentido de un alcalde que para evitar un debate sobre los derechos y las competencias de un pueblo, pretende eliminarlo, alegando la inviabilidad económica cuando él es el responsable de que la entidad no disponga de los recursos mínimos, tal y como le ampara la ley”.

La población presente en el exterior del ayuntamiento coreó cantos alusivos al alcalde de Baños, pero también al pasado minero de El Centenillo y a su población acostumbrada y resistente a los avatares históricos, pero poco dispuesta a que se acabe de un plumazo económico con su entidad y con su identidad como población centenaria.

A la salida del pleno, la alcaldesa de El Centenillo fue aplaudida fuertemente, mientras que los ediles que votaron a favor de la supresión fueron abucheados, incluído el alcalde que se introdujo dentro de la población manifestante y al resto de concejales, fueron abucheados en especial el alcalde por los manifestantes, ya que este en un gesto de provocación se introdujo por dentro de la manifestación para enfrentar a quienes defendían su postura.

Las dos federaciones, FEEM y FAEM, no descartan que el proceso termine en los tribunales, ante la falta de justificación de una medida tan drástica y carente de fundamento al mismo tiempo. El siguiente paso prevé la exposición pública del expediente y la realización de los preceptivos informes de la Diputación de Jaén y de la Junta de Andalucía.