Barranquismo, disfrutar el agua en los ríos de montaña de Jaén

0
381
Barranquismo en Jaén. FOTOS: Aventura Sport
Barranquismo en Jaén. FOTOS: Aventura Sport
Publicidad

Jaén es lugar para disfrutar de la naturaleza y el agua, sobre todo en los meses de verano. Aunque las temperaturas son altas, también, en la época estival hay varias opciones para poder disfrutar del Paraíso Interior. Los embalses jienenses son una buena manera de hacerlo con sus kayaks, por ejemplo, o practicando rafting en el Alto Guadalquivir. Pero hay otra manera, también, diferente y muy divertida de poder hacerlo. Y es el barranquismo. Eso sí, no se puede realizar en cualquier punto. En concreto, en Jaén hay dos zonas autorizadas en el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas: son la cerrada del Utrero en el corazón de este pulmón verde de España, y en el río del Guadalentín, muy cerca del municipio de Pozo Alcón.

Es una actividad de adrenalina pura, con rápeles de hasta 15 metros y saltos verticales a pozas desde varios metros de altura, por lo que la edad mínima para su práctica, en el caso de la Cerrada del Utrero, son los 7 años y, de 12 años, para el Guadalentín donde el nivel es algo superior. Turismo activo en esta reserva de la Biosfera cuando el sol y el calor aprieta aprovechando los recursos que la naturaleza ofrece.

El descenso en la cerrada del Utrero es, posiblemente, el más famoso descenso de cañones en la provincia de Jaén porque su dificultad permite disfrutar de todos y cada uno de los metros de su recorrido. Tiene una complejidad de II dentro de los siete niveles de dificultad en los que se cuantifica el barranquismo. Ubicado a unos 14 kilómetros del nacimiento del río Guadalquivir consta de varias pozas con una altura de entre cuatro y quince metros. Lo más positivo es que la dificultad técnica es progresiva lo que permite un aprendizaje gradual durante el descenso lo que hace más ameno y divertido completar todo su trazado.

La cerrada del Guadalentín es adrenalina pura. De hecho, es recomendable y se aconseja que la realicen deportistas ya iniciados por su complejidad y dificultad. Su belleza y majestuosidad en un cañon excavado por el río junto al embalse de La Bolera donde abundan las duchas naturales con toboganes, saltos, destrepes, sifones o caos en bloque, y donde las rocas casi llegan a cerrarse sobre las cabezas, con varias decenas de metros de altura, en una actividad única. Un recorrido que termina en un gran charco que se puede saltar por varios puntos. El barranquismo es sin duda una de las grandes actividades del parque natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas que no se puede dejar de practicar durante este verano en el pulmón verde de la provincia.