Obras para mejorar la accesibilidad peatonal al Estadio de La Victoria

0
204
Publicidad

JAÉN.- El concejal de Mantenimiento Urbano, Javier Padorno, ha informado de la ejecución de trabajos para la reparación y mejora del acerado de la Avenida de Granada con el objetivo de que sea posible la comunicación en todo el eje de esta arteria con infraestructuras como el cementerio o el estadio de La Victoria. Y es que, como ha dicho, una vez que se ejecuten estos trabajos “existirá, por fin, conexión peatonal entre la ciudad y el Estadio Municipal de la Victoria”. “Actualmente, el acerado no es accesible por completo, mucho menos, para las personas con movilidad reducida”, ha remarcado; de ahí que se proyecte esta intervención entre el comienzo del Camino del Calvario y la llegada al Estadio Municipal de La Victoria. El motivo es que “hay tramos con obstáculos, como el que se encuentra con cuatro farolas que no dejan la anchura mínima recomendada de 1 metro y 20 centímetros. En este caso, las luminarias se desplazarán fuera del acerado”, aclara el edil.

En el caso de los cruces que están a la altura del Cementerio de San Fernando y las fincas de la zona, Padorno ha aclarado que en la actualidad no están rebajados, lo que supone un inconveniente añadido para quien transita por al zona en silla de ruedas.  Por ello, se acometerá una rebaja del bordillo y se reparará el pavimento, para que sea accesible. El concejal de Mantenimiento Urbano ha recordado que se trata de un itinerario muy frecuentado por los aficionados y aficionadas que acuden a los partidos del Real Jaén. Además, ha explicado que la Asociación de Personas con Lesión Medular y otras Discapacidades Físicas (Aspaym) contactó directamente con el equipo de Gobierno para transmitirle la necesidad de intervenir en esta avenida. No en vano, entre los socios de Aspaym hay un grupo de abonados del club deportivo de la capital, que tienen que sortear la gran cantidad de obstáculos existentes en el recorrido cuando se desplazan hasta el campo. “Estas complicaciones, que las sufre en realidad cualquier viandante o personas con movilidad reducida, obligan, en algunos puntos, a moverse directamente por la calzada con el peligro que ello conlleva”, ha insistido.