Publicidad

CULTURA.- El Ayuntamiento de Jaén ha cerrado, a través de un acuerdo entre las Concejalías de Presidencia, Cultura y Patrimonio y Asuntos Sociales y Somuvisa uno de los pasos clave para la recuperación de la iglesia de San Miguel. La concejala de Políticas Sociales, Vivienda y Rehabilitación y presidenta de la Sociedad Municipal de Vivienda y Suelo (Somuvisa), Ángeles Díaz, ha anunciado que Somuvisa ha aprobado la cesión al Ayuntamiento de dos inmuebles anexos al templo, los números 6 y 7, claves para intervenir en la zona.

De este modo, la sociedad municipal alivia  su situación al poder compensar deuda con el Consistorio y pone a disposición de la Concejalía de Cultura estas viviendas que, como ha aclarado la concejala, “son las que más facilidades brindan para acometer los trabajos que son necesarios en el monumento”, unas tareas que serán posibles gracias a los fondos Edusi-Feder. Aún quedaría en manos de Somuvisa un tercer inmueble adosado a la parroquia, del que también se estudia el traspaso a manos de la Administración local.

Este paso es crucial, tal y como ha explicado el concejal de Cultura, José Manuel Higueras, puesto que, en sus palabras, “literalmente, la basílica de San Miguel está embutida por siete inmuebles”. “Por el momento, dos de ellos, de los 3 que tenía Somuvisa, pasan a manos del Ayuntamiento, con el objetivo, siempre claro, de hacernos con todos”, ha dejado claro Higueras. La idea es continuar con el proceso de recuperación, tal y como ha adelanto, puesto que el siguiente paso será analizar el ábside del templo, que está en un estado delicado, y estudiar los paramentos, mediante una investigación arqueológica que, ha dicho Higueras, “permita conocer si hay frescos u otros elementos de la antigua iglesia, que creemos que sí”. “Lo primero es el desescombro para, posteriormente, poner en marcha un proyecto de recuperación de los espacios públicos, en un barrio que no los tiene, para que en estos se integren los restos de San Miguel”, ha dejado claro el responsable municipal.

La iglesia de San Miguel es una obra de Andrés de Vandelvira del siglo XVI, tal y como consta en la cartela de la portada  se acabó en 1561 bajo el patrocinio del Obispo Diego de los Cobos). La fachada fue desmontada en 1919 para su mejor conservación por el arquitecto Antonio Flórez Urdapilleta, y trasladada al Museo de Jaén, que es actualmente donde se encuentra. Lo que queda hoy de la iglesia se encuentra repartido entre varias viviendas particulares además de una parte ruinosa que durante los últimos 8 años sufrió varios derrumbes parciales. Algunos restos son perceptibles en la calle Escalerillas, la calle Lavanderas y la Plaza de San Miguel. Se conserva el ábside de la iglesia, de amplias proporciones, con ventanas de ladrillo de reminiscencia mudéjar. El actual equipo de Gobierno se comprometió a su recuperación como ruinas arqueológicas visitables dentro de un plan de rehabilitación del espacio tras dos mandatos anteriores en los que se ignoró por completo su conservación a pesar de que la iglesia figura en la Lista Roja de Patrimonio de Hispania Nostra por riesgo de desaparición.