Medio centenar de actividades en el verano cultural de Bedmar

0
292
Publicidad

JAÉN-. Medio centenar de actividades integran el Cultural Verano 2020 (Culve) que fue presentado por el alcalde de Bedmar-Garciez, Pablo Ruiz, junto a la la concejala de Cultura, Trini Torres, y el de Festejos y Deportes, Enrique Carreras. Un programa cultural que se ha visto reducido prácticamente a la mitad respecto a ediciones anteriores por la actual situación de pandemia del coronavirus que vivimos pero que pese a todo, sobre todo a las condiciones de seguridad sanitaria exigidas para este tipo de actividades y “aunque en principio se nos plantearon algunas dudas, sobre todo pensando en la salud de nuestros vecinos y de los visitantes que acuden a nuestro pueblo en esta fechas, al final no podíamos permitir que la Cultura fuese la gran sacrificada de esta situación y hemos decido realizar una programación que pueda desarrollarse con las máximas garantías de seguridad para los participantes”, señalaba el alcalde en la presentación.

En esa tesitura, el Culve 2020 se desarrollará durante los meses de julio y agosto con novedades a las que empezamos a acostumbrarnos desde que acabó el estado de alarma y entramos en la fase de la nueva normalidad: la mayor parte de  las actividades precisarán de inscripción previa para poder cumplir con los aforos exigidos, habrá número determinado de participantes en muchos actos al aire libre o se han suprimido actividades musicales como los conciertos o verbenas que eran habituales en este programa cultural.

Pese esas limitaciones, Ruiz Amezcua agradecía el trabajo de la concejalía de Cultura y la de Deportes y Festejos que, “una vez decidida la realización del Culve 2020, en pocas semanas han realizado un gran trabajo para ofrecernos estas actividades que configuran un atractivo importante de nuestro pueblo en estas fechas de ocio y vacaciones, tanto para nuestros vecinos como para los visitantes de Bedmar”.

El Culve integra medio centenar de actividades que van desde el teatro en la calle o el flamenco hasta las presentaciones de libros, recitales de poesía, conferencia o actividades acuáticas, pasando por los deportes al aire libre o los circuitos locales de tenis, pádel, etc. No faltarán tampoco las actividades medioambientales, limpieza selectiva de la zona del río Cuadros o la campaña de apoyo al comercio local con distribución de bolsa rafia para la compra en los establecimientos que evite poco a poco el uso del plástico.

Pero sin lugar a dudas, unas de las actividades más atractivas de esta programación gira en torno al Centro de Investigaciones Prehistóricas, Paleomágina, según comentó la concejala de Cultura Trini Torres. “A mediados de este mes tendremos un campo de voluntariado en el yacimiento de la Cueva del Río Cuadros, donde se continuará con los sondeos planteados, la georreferenciación de los objetos del interior de las galerías y la búsqueda de pinturas y grabados en las paredes de la cavidad, donde se están obteniendo interesantes resultados sobre la vida de los bedmareños hace miles de años”, señaló la concejala. A este campo de voluntarios se une otro más sobre el Castillo Nuevo, donde se desarrolla del 17 al 31 de agosto el III Campo de Voluntariado, con el objetivo de desenterrar por completo el sistema de captación y depósito de agua del Castillo, así como analizar las diferentes etapas de su transformación, desde su fundación como fortaleza  hasta su conversión en palacio y abandono. 

Finalmente, el responsable de Deportes y Festejos, Enrique Carreras, señaló que aunque este año se dejará de contar con una de las actividades estrella del verano bedmareño como es la Carrera Urbana Villa de Bedmar, que al estar incluida en el circuito provincial de carreras populares de la Diputación está suspendido a causa del coronavirus, “hemos intentado cubrir ese hueco con actividades deportivas al aire libre o bien de deportes individuales o que no precisan del contacto de los deportistas entre sí”. Para ello se han programado cada domingo de estos dos meses salidas a la naturaleza bien a través de bici de montaña, senderismo y atletismo, o el Scape Room Urbano, que se desarrolla en el propio casco urbano y que mezcla la actividad al aire libre con el conocimiento de rincones e historias de Bedmar.