Publicidad

JAÉN.- La concejala de Políticas Sociales y presidenta de la Sociedad Municipal de la Vivienda, Ángeles Díaz, ha destacado el trabajo de reflotamiento que el actual equipo de Gobierno está realizando de la Sociedad Municipal de Vivienda, Somuvisa, lastrada por el último año de gestión del PP, con valoraciones infladas y con la losa de asumir el coste de promociones de viviendas imposibles de ejecutar, como la de la glorieta de Blas Infante, para la que se pidió un  préstamo de 1 millón de euros a pesar de que la situación urbanística del solar no permitía su construcción.

Cuentas maquilladas

La edil señala que las cuentas del último año, 2019, de las que 7 meses corresponden a la gestión del anterior gobierno, “son el vivo reflejo de la descapitalización a la que la empresa estaba abocada con el PP”. “Cuando a finales de julio aterrizamos en Somuvisa las riendas de la entidad tuvimos consciencia de qué había hecho el PP en 8 años con la sociedad”. En este sentido, la concejala explica que las cuentas “solo tenían un saldo de 4.000 euros, no había para pagar las nóminas y además había un informe del vicepresidente, Iván Martínez, en aquel entonces concejal tránsfuga, recomendando el despido de la gran mayoría de la plantilla”. “Esa etapa se ha superado, hemos conseguido vender la primera parcela en el Parque Empresarial Nuevo Jaén tras ocho años en barbecho y con un préstamo hipotecario que asfixia a Somuvisa”. En este punto la concejala ha recordado que el Ayuntamiento está trabajando para poner en valor el Nuevo Jaén, que hasta la llegada del nuevo equipo de Gobierno no tenía ni siquiera mantenimiento municipal, lo que lastraba la imagen de este parque ante los inversores que pudieran estar interesados en ella.

También ha indicado que se han vendido varias plazas de aparcamiento, junto a la cesión de viviendas en la antigua iglesia de San Miguel, paso previo a la adecuación del entorno, que permite eliminar una deuda de 100.000 euros de la sociedad.

La edil remarca que las cuentas de 2019 que dejó el PP no corresponden con las que en esta nueva etapa se han ajustado ya por trabajadores municipales, prescindiendo de la asesoría externa, que llegó en la época en la que lo hizo el anterior vicepresidente, el por entonces concejal Iván Martínez, y que cobraba cantidades fijas por su trabajo y también variables. “El trabajo de los técnicos de Somuvisa nos ha permitido ajustar algunas valoraciones que eran desmedidas y que quizá tenían como objetivo un mal entendido equilibrio contable”, destaca. Así, señala que había una descompensación en los precios de venta de plazas de aparcamiento muy por encima de lo que marca el mercado. “Había plazas a 70.000 euros, el doble de su valor de mercado, otras en calle Juanito el Practicante, por ejemplo, de muy difícil acceso, que se vendían por la imposible cantidad de 40.000 euros, impensable en esta zona poder sacar adelante su venta”, destaca. Esta adaptación a los valores reales es la que ha motivado un desequilibrio en las cuentas maquillado por el PP de más de 500.000 euros. “El PP encontró en 2011 una sociedad con beneficios y se la entregó a este equipo de Gobierno con telarañas en los cajones”.