Publicidad

PROVINCIA.- Izquierda Unida ha calificado de irresponsable el recorte en materia de empleo de la Junta de Andalucía del próximo plan de empleo denominado “Aire”.

El Portavoz de Izquierda Unida (Adelante Andújar) en el Ayuntamiento, Juan Francisco Cazalilla ha recordado que las competencias en materia de empleo son exclusivamente de la Junta de Andalucía, y que en una situación de pandemia como en la que nos encontramos, donde se está destruyendo empleo y las empresas y comercios se resienten como consecuencia de la falta de consumo interior, la inversión en materia de empleo debería haberse multiplicado por dos, en lugar de dividirse entre dos.

La Junta de Andalucía invirtió en Jaén 18.851.961 euros para la creación de empleo, con una cofinanciación del 20% por parte de los Ayuntamientos, concretamente a Andújar correspondió 1,6 millones de euros. En esta ocasión a Jaén, con mayor tasa de desempleo aún, le llegará apenas 17 millones de euros, y a Andújar 846.000 mil euros, 1.200.000€ menos que el anterior plan.

Cazalilla afirma que el esfuerzo en materia de creación de empleo, en proporción a la capacidad presupuestaria del Ayuntamiento de Andújar, es muy superior al realizado por la Junta de Andalucía, situando el Plan de Empleo Local en casi medio millón de euros. Lo que indica que, pese a no ser competencia municipal, el gobierno local está mucho más comprometido con sus vecinos y vecinas que la administración autonómica.

“Como su propio nombre indica, el Plan de Empleo de la Junta de Andalucía es “aire”, o más bien “humo”, vendido a “bombo y platillo” por parte del Presidente Autonómico, Bonilla. En este momento en Andújar, cuyo principal motor económico es el comercial, lo que hace falta es una inyección de dinero en forma de plan de empleo, de manera que la gente salga a la calle a consumir y se vuelva activar el circulo económico en nuestra ciudad”- manifiesta Cazalilla.

Así mismo la Junta de Andalucía no puede alegar falta de capacidad económica, cuando recientemente ha realizado una bajada fiscal a las rentas más altas, y ha renunciado al cobro de determinados impuestos que ayudarían a la financiar dichos planes de trabajo.