Segunda matanza de gatos en la Universidad de Jaén en un mes

0
693
Publicidad

SUCESOS.- Nuevo episodio fatídico para los felinos que habitan en los jardines y espacios al aire libre del Campus Universitario de Las Lagunillas en la Universidad de Jaén. Este jueves 18 de junio amanecía con un nuevo reguero de sangre de felinos, de lo que parece ser un ataque por parte de uno o varios perros. Es la segunda vez que sucede en tan solo un mes. El pasado 10 de junio la ciudad se estremecía con la noticia: siete gatos, varios de ellos cachorros, mueren en un salvaje ataque en la UJA.

La Policía Científica y los cuerpos de Policía se han personado en el lugar para comprobar los hechos. Los dos gatitos asesinados son cachorros de distintas edades. Mientras, la Protectora de Animales Proyecto CER, el gato jiennense sigue a la espera de los resultados de la autopsia de los cadáveres, que han sido trasladados a un profesional veterinario.

“Están entrando a matar gatos”, denuncian desde esta protectora que, se dedica de forma desinteresada al método CER: captura, esterilización y retorno de gatos a colonias callejeras, con el objetivo de que la población no se multiplique para vivir en las mejores condiciones dentro de su vida en la calle. “Esta vez, las cámaras han tenido que grabar todo, seguro”, afirman, dada la localización de los cadáveres, cercanos a las cámaras de seguridad del recinto universitario. Lo grabado en estas cámaras de seguridad será clave para esclarecer todo lo que ocurrió.

Y es que en la anterior ocasión se publicó una información acerca de lo sucedido según la cual, la Universidad de Jaén habría enviado a la Policía las imágenes de lo sucedido, captadas de una cámara de seguridad. Según este relato, una jauría de perros se habría colado en las instalaciones y atacado a los animales, provocando la muerte de estos primeros gatos víctimas de lo que parecen ataques caninos y que será comprobado con la autopsia. «La cámara es fija y está enfocada al A4 y esto sucedió en el A3, es imposible que vieran esa jauría. Porque la cámara está enfocada en sentido contrario», aseguran desde la protectora.

Por otro lado, afirman que “no puede tratarse de un perro vagabundo, porque siempre que uno se cuela en el Campus se procede del mismo modo protocolario: se llama a la perrera y lo retiran de inmediato”. En estos momentos la protectora interpone una ampliación de la denuncia hecha por el primer ataque para llegar al fondo del asunto, mientras esperan los resultados de la autopsia, ya que en la primera matanza «los cuerpos desaparecieron a primera hora de la mañana de forma misteriosa», denuncian desde Proyecto CER, el gato jiennense.