Publicidad

PROVINCIA.- Tras varias semanas de funcionamiento, la dirección gerencia del hospital ubetense ha querido conocer la opinión de los pacientes sobre este nuevo servicio, y para ello, responsables del servicio de Atención Ciudadana han diseñado una encuesta de satisfacción que se ha pasado a un total de 132 pacientes a lo largo de una semana.

Los resultados han permitido conocer que el 98,48% de los encuestados consideran adecuadas las medidas de control e higiene establecidas, un 66,67% opinan que fueron atendidos en el punto informativo de forma inmediata, y un 27,27% con un tiempo de espera razonable, mientras que sólo un 6,06 % piensan que la atención fue lenta.

Sobre la información proporcionada, el 98,48 opinan que fue clara y que les ha sido de utilidad. La satisfacción con el trato recibido se ha valorado como “muy alta” en el 69% de los casos y “alta” en el 23,5% de los casos. Por último, la opinión sobre este servicio en general ha sido “muy buena” 67,5% y “buena” 28%.

A la entrada los pacientes y acompañantes son recibidos en estos dispositivos de forma personalizada, allí se supervisa que lleven mascarilla, se les facilita solución hidroalcohólica, se les toma la temperatura de forma digital y se les informa de los circuitos que ha de seguir cada paciente en función del servicio al que acude. También se regula el acompañamiento, de forma que, si el paciente no precisa del acompañante, éste permanezca fuera del centro para su mayor seguridad.

La atención la realizan auxiliares de Enfermería y celadores con el fin de velar por la seguridad de pacientes, acompañantes y profesionales, mejorar la información que se proporciona al paciente, evitar que los pacientes y acompañantes deambulen de forma innecesaria por el hospital y controlar los tiempos y horarios de las consultas, para que no haya esperas prolongadas ni aglomeraciones en las salas de espera.

Para el desarrollo de estas dos últimas funciones de control del flujo de pacientes, la implicación de la dirección de Enfermería a través de las jefas de bloque y el supervisor de consultas externas, ha sido fundamental ya que han realizado el diseño de la distribución de pacientes en salas de espera diferenciadas, según el tipo de consulta a la que el paciente acude o prueba que va a realizarse.

Atención personalizada

Cuando los pacientes y acompañantes entran al hospital, son recibidos en el punto de atención ciudadana, en el que se les recordará la necesidad de llevar mascarilla, y se les facilitará solución hidroalcoholica para realizar en ese momento higiene de manos, se les toma la temperatura de forma digital tanto al paciente como al acompañante,  y se les informa de los circuitos que ha de seguir el paciente en función de la consulta que tiene asignada, de las pruebas que ha de realizarse, entres otros.

También se regula el acompañamiento, de forma que, si el paciente no precisa del acompañante, éste permanezca fuera del centro para su mayor seguridad. Quedan exceptuados de esta cuestión, los pacientes menores, aquellos que son más vulnerables por su avanzada edad, los que presentan limitaciones funcionales o cognitivas o aquellos que vayan a ser intervenidos.