Publicidad

JAÉN.- Qué duda cabe que estamos viviendo un tiempo extraño, y si hay un grupo especialmente sensible en estos momentos, estos son los niños. De repente, se han quedado sin clases, sin amigos, sin horarios, sin extraescolares y sin actividad física. Sin embargo, es precisamente en estos casos cuando aparece lo mejor de nosotros. Lo vemos en las enormes muestras de solidaridad, los aplausos, las fiestas improvisadas en balcones, los conciertos y festivales que artistas, grandes y pequeños, ofrecen a través de los medios digitales, los preciosos arco iris que muchas familias están haciendo y compartiendo por las redes sociales…

Por eso, desde antes de confirmarse que debíamos quedarnos en casa, desde Helen Doron English Jaén Boulevard trabajan en una solución para que sus alumnos siguieran sus lecciones con normalidad: HELENDORON@HOME. Los teachers han hecho un enorme esfuerzo, realmente incansable y en muy poco espacio de tiempo, para adaptar los materiales, las canciones, los juegos y las actividades a un mundo distinto al habitual, el de las clases online. Gracias al apoyo de su red de centros en más de 37 países, especialmente de nuestros compañeros de Helen Doron English Italia y China, teníamos todo preparado desde el minuto uno.

Padres y niños, agradecidos y felices

Desde el primer lunes de clases online han recibido multitud de mensajes de apoyo y muestras de gratitud. Las clases no solo están cumpliendo su función educacional, sino que además, están ayudando a miles de niños y familias a continuar con una parte de sus rutinas habituales. Además, y están siendo de lo más divertidas, no solo para los alumnos, sino también para los profesores.