Publicidad

JAÉN.- La Presa de Siles continúa en desuso una campaña más. Las incongruencias de las administraciones mantienen la infraestructura en el dique seco, porque va camino de cinco años desde su inauguración (octubre de 2015), pero sin uso, lo que está generando graves perjuicios económicos a los olivareros de la comarca de la Sierra de Segura. Ante esta situación, y una nueva campaña de riego en la que estamos comprobando que no se podrá aprovechar el agua de la presa, UPA Jaén critica la falta de voluntad de la Junta y de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y anuncia que acudirá al Defensor del Pueblo, y adoptará las medidas legales que sean pertinentes, si el Gobierno andaluz no delimita la zona regable de forma inminente. También reclama al organismo de Cuenca que cumpla los compromisos adquiridos en anteriores reuniones y conceda autorizaciones para poder regar este verano a quienes tengan las infraestructuras y condiciones necesarias para ello.

El secretario de Organización de UPA Jaén, Elio Sánchez, se muestra contrariado y afirma que la Junta de Andalucía se está desentendiendo de una infraestructura clave para el desarrollo socioeconómico de la Sierra de Segura. «Llevamos casi cinco años sin rastro del agua de la Presa de Siles en los olivares de la comarca. Cinco años en los que la administración autonómica sigue echando balones fuera en sus responsabilidades. Cinco años de incongruencias políticas que, por desgracia, sufren unos olivareros que ven cómo se escapa el agua río abajo y beneficia a agricultores de otras provincias sin que ellos puedan regar», critica Elio Sánchez.

UPA Jaén recuerda, precisamente, las palabras del actual presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, durante la campaña electoral, en las que afirmaba que a la semana de estar él en el cargo el asunto de la Presa de Siles estaría resuelto. «Pues no solo ha pasado una semana, sino que ya llevamos más de un año, y la zona regable de la Presa de Siles sigue sin estar delimitada. Y eso es una competencia del Gobierno autonómico. Una medida, además, prioritaria, urgente y necesaria para continuar con las siguientes actuaciones, según nos trasladan desde la propia CHG, porque sin ella no se pueden otorgar autorizaciones para el riego y tampoco se pueden comenzar a construir las conducciones. Es una dejadez absoluta cuando, además, la Consejería de Agricultura tiene en su poder un estudio nuestro, que elaboramos en colaboración con la Diputación Provincial de Jaén, en el que se establece las posibles zonas regables de la comarca», insiste Elio Sánchez.

«Lo primero que debe hacer la Administración autonómica es delimitar la zona susceptible de obtener riego. Y lo tiene que hacer con la vista puesta en los 15 hectómetros cúbicos con los que se construyó la presa, conforme indican los informes pertinentes y la demanda real. Porque sería absurda una delimitación basada en los 6,2 hectómetros cúbicos actuales. Debe hacerlo de forma inmediata para no seguir condenando a la comarca para siempre. De lo contrario, nos veremos obligados a adoptar las medidas legales pertinentes. Y la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, por su parte, debe permitir el riego ya conforme se establece en la actual Ley de Aguas. No estamos pidiendo nada extraordinario», concluye el secretario de Organización de UPA Jaén.