Una de las primeras centrales hidroeléctricas de Jaén, en la Lista Roja del Patrimonio

0
287
La central hidroeléctrica de Casas Nuevas (Jaén) acaban de ser incorporados a la Lista Roja del Patrimonio.
La central hidroeléctrica de Casas Nuevas (Jaén) acaban de ser incorporados a la Lista Roja del Patrimonio.
Publicidad

JAÉN- Una de las primera centrales hidroeléctricas de Jaén ha pasado a la lista roja de Hispania Nostra, que se creó sobre un molino del siglo XV y ahora presenta peligro de ruina. Se trata del escenario documentado de la batalla entre el Condestable Lucas Iranzo y el Marqués de Villena en septiembre de 1466. Y es que, ya por la primera mitad del  siglo XV, aparecen las primeras noticias del molino de Casas Nuevas de Marmolejo (Jaén). Sin embargo, estas estructuras podrían ser más antiguas a juzgar por ciertos elementos arquitectónicos -arcos de herradura- y signos de origen judío existentes en su interior. Estos fueron propiedad del Mayorazgo de La Guardia y contaron, en su momento, con la mayor producción harinera de todo el río Guadalquivir.

Ahora, sin embargo, el complejo se encuentra abandonado y en mal estado de conservación, expuesto al expolio y al desgaste que suponen las riadas y crecidas del Guadalquivir y su constante discurrir. La cubierta de la central está completamente destruida y el edificio se encuentra abierto.

A pesar de que los antiguos molinos presentan un relativo buen estado de conservación, hay algunas estructuras que están parcialmente enterradas por sedimentos.

Por estos motivos, los Molinos y central hidroeléctrica de Casas Nuevas (Jaén) acaban de ser incorporados a la Lista Roja del Patrimonio (www.listarojapatrimonio.org) que elabora la asociación Hispania Nostra.

En el siglo XVI los molinos fueron donados al convento que la Orden de los Dominicos fundó en La Guardia (Jaén), siendo ellos propietarios hasta la desamortización del Trienio Liberal, a principios del siglo XIX, cuando fueron subastados. Al no pujar nadie por ellos, estuvieron abandonados hasta mediados del siglo XIX, pasando de unas manos a otras hasta su compra final por la compañía Electra del Guadalquivir en 1907, con la intención de construir una central hidroeléctrica aprovechando la concesión del salto que poseía.

La central hidroeléctrica comenzó a funcionar en 1916. Electra del Guadalquivir -la empresa propietaria hasta la fecha- fue absorbida por MENGEMOR en los años 30 y esta, a su vez, por la Compañía Sevillana de Electricidad. La central dejó de funcionar en 1964, siendo desmantelada en la década de los 70. En el año 2000 pasó a ser propiedad de ENDESA, quien mantiene actualmente la titularidad.

Se trata de un complejo enclavado en el centro del río Guadalquivir, que incluye dos molinos harineros y una central hidroeléctrica. La central fue construida sobre los molinos, por lo que los restos de los mismos, se pueden ver en la parte inferior de la estructura.

Los molinos constan de dos torres que albergaban tres muelas cada una. En la estancia que los acoge se pueden observar diversas inscripciones antiguas que comprenden fechas, el año 1877, varias estrellas de David y algunas marcas de cantero.

La presa de elevación que cubre el rió llega a alcanzar un desnivel de 6,5 metros. Sobre la misma se pueden ver los antiguos engranajes -actualmente oxidados e inmóviles- que abrían o cerraban las compuertas de la presa. El edificio de la central presenta una planta rectangular y está construido con la técnica de la mampostería. Las esquinas y huecos están reforzados con ladrillo macizo a cara vista.