Vuelven las visitas de familiares a las residencias de mayores en Jaén

0
480
Reencuentro entre familiares y usuarios de la Residencia de Mayores Virgen de la Capilla.
Reencuentro entre familiares y usuarios de la Residencia de Mayores Virgen de la Capilla.
Publicidad

JAÉN.- Tras casi 90 días de confinamiento, los mayores en residencias ya pueden recibir visitas. El BOJA del pasado 28 de mayo aprobaba el reencuentro entre residentes y familiares, y establece las condiciones mínimas en las que deben realizarse las mismas. Su entrada en vigor fue inmediata. Una de las primeras en admitir visitas fue la Residencia de mayores “Virgen de la Capilla” ubicada en la Urbanización Entre caminos-Ciudad Jardín en los aledaños de Jaén. Hablamos con su director, Rafael De Vargas, para conocer los pormenores de estos reencuentros.

¿Desde cuándo están sus usuarios sin recibir visitas?

A primeros de marzo empezamos a restringir el acceso, aconsejando a los familiares de nuestros residentes que, salvo urgencia o necesidad, no visitarán a sus familiares. El día 6 de marzo, ante las inquietantes noticias que llegaban tanto del extranjero, como de Madrid, decidimos suspender las visitas. Tenemos que agradecer a los familiares y a los residentes su total apoyo a esta medida que ha sido determinante para mantener la residencia libre de Covid.

¿Cómo han sido estos casi 3 meses de confinamiento?

En todo momento hemos mantenido informados tanto a los residentes como a los familiares de la evolución de la pandemia, de las  medidas que se tomaban para la población en general y cómo nos afectaba en nuestra vida cotidiana en el centro. También está siendo determinante la formación continua de los trabajadores en relación a las medidas de contención e higiene.

En coordinación con el SAS, a través de Inma, nuestra Médico de Familia, y de Ana, nuestra Enfermera de enlace, establecimos el Plan de Contingencias que imponía la clasificación y sectorización de los residentes en función de su estado de salud, para garantizar medidas de cuarentena preventiva; hemos aumentado la plantilla de auxiliares y de limpieza, e implementamos las medidas preventivas de distanciamiento, lavado de manos y limpieza de superficies. Afortunadamente durante todos estos días no hemos tenido ningún caso Covid. 

¿Cómo han vivido los residentes esta situación?

Con la lógica preocupación por su salud y la de sus familias, pero con la certeza de la necesidad del  confinamiento. Han sido y siguen siendo unos perfectos colaboradores en todo lo que les hemos pedido.

Hemos procurado que su vida diaria se viera afectada lo menos posible. Para ello, adaptamos nuestras rutinas de trabajo de manera que hemos podido mantener todas sus actividades cotidianas pero con todas las garantías sanitarias exigidas.

También ha sido muy importante el apoyo de sus familias. Por eso habilitamos una línea de video llamadas que permitiera, de alguna manera, tanto a residentes como a familiares, mantener un contacto más cercano. Pero con el inicio del proceso de desescalada y la relajación de las medidas de confinamiento, todos nos preguntábamos cuándo podrían volver las visita a las residencias.

¿Cuándo conocieron  que se reanudaban las visitas?

Aunque desde finales de abril veníamos trabajando en este escenario, planteando un posible protocolo para cuando todo acabase, nada nos hacía suponer que fuera tan rápido. De hecho, las noticias que nos llegaban eran que hasta, al menos la fase III, no habría visitas. Así se lo comentábamos a los residentes y a las familias cuando nos preguntaban.

Sin embargo al contemplar cómo las fases avanzaban y se hacían continuas ampliaciones de las medidas de desescalada, empezamos a pensar que todo sería más rápido de lo previsto. Y por ello, aún sin certeza, nos pusimos manos a la obra para habilitar una zona específica de la residencia que cumpliera unos requisitos básicos: garantizar la distancia de seguridad, para lo que tenía que ser una sala amplia y que tuviera un acceso directo e independiente del resto de la residencia, para minimizar el tránsito de personas ajenas por el centro.

El sábado 23 de mayo el BOE publicaba que se reanudaban las visitas en las residencias y que las comunidades autónomas dictaminarían cómo se llevarían a cabo. Supusimos que en una semana se daría luz verde desde la Junta de Andalucía. A partir de ese momento aceleramos la adecuación de la sala que teníamos prevista, adaptando el mobiliario, incorporando mamparas de separación y disponiendo cartelería de señalización, limpiando y desinfectando. El jueves 28 el BOJA disponía la vuelta de las visitas y el protocolo que las desarrolla. El viernes 29 lo comunicábamos a los residentes y familiares y nos preparábamos para recibir las primeras visitas.

¿Cómo es el protocolo de visitas? 

En primer lugar para poder admitir visitas, el centro tiene que no tener ningún caso positivo. En las visitas se debe observar la distancia de seguridad, la higiene de manos y zapatos, y el uso de mascarilla.

En cuanto a los residentes, éstos no deben tener síntomas tales como tos, fiebre u otro compatible con la enfermedad.

En cuanto a  los familiares que van a realizar la visita, tampoco deben manifestar síntomas y tienen que realizar una declaración responsable de no haberlos tenido en los últimos 14 días, ni haber tenido contacto con nadie con Covid en ese tiempo.

La cita debe concertarse previamente y se le asigna día y hora. Sólo se admite un familiar por residente y cita. No se permite el contacto físico, ni el intercambio de objetos, por eso hemos instalado unas pantallas de separación.

El tiempo de visita recomendado es de 1 hora. Al finalizar las visitas hay que realizar una desinfección de superficies.

¿Cómo está siendo el reencuentro entre los residentes y sus familias?

Como era de suponer son momentos muy emotivos. Los sentimientos están a flor de piel y aunque la alegría es patente, no faltan las lágrimas iniciales. También es admirable la responsabilidad de unos y otros observando todas las normas establecidas.

Cuando finalizan las visitas todo es alegría y te transmiten su agradecimiento por la labor realizada durante todo este tiempo y por haberlos cuidado y mantenerlos sanos. Todos los residentes salen de la sala con una cara de enorme felicidad. Verlos sonreír es nuestra mejor recompensa.

¿Algo más que comentarnos para finalizar?

 Sí, algo que debemos tener muy en cuenta: no bajemos la guardia. El virus sigue activo y ahora que hay más contactos, el riesgo de contagio es mayor.  No tengamos miedo pero seamos prudentes, mantengamos la distancia, usemos la mascarilla y lavemonos frecuentemente las manos.