Publicidad

JAÉN.- Coag Jaén pide la exención del pago de aprovechamiento de pastos en monte público, independientemente de quién ostente su titularidad, para aliviar la delicada situación económica que atraviesan los ganaderos.

Desde COAG Jaén han trasladado a la delegada de Agricultura en Jaén, Soledad Aranda, su preocupación por el impacto de la evolución de la epidemia por coronavirus sobre el sector de ovino de carne en la provincia de Jaén.

Además, han solicitado su intervención en apoyo de los ganaderos que aprovechan en el monte público, los pastos temporales de invierno y primavera y que tienen que hacer frente, en la coyuntura actual, al pago del canon correspondiente al actual periodo.

Todo ello debido a las consecuencias de la crisis sanitaria originada por la COVID-19, que ha generado notables modificaciones en el mercado cárnico nacional e internacional, provocando una acusada ralentización de los movimientos comerciales.

En España, la declaración del estado de alarma, que ha supuesto el cierre del canal de restauración, ha afectado gravemente a la comercialización de corderos en un momento clave para los ganaderos extensivos de la Sierra, que se encuentran en el pico estacional de salidas.

Además, el manejo en estos rebaños está estrechamente ligado a la tierra y a las condiciones climáticas y la venta de sus producciones es especialmente dependiente de la actividad turística y las celebraciones de esta época.

A esto, se añade la problemática del ya escaso consumo de cordero en los hogares españoles que se ha visto agravada a causa de su sustitución por carnes más económicas en la compra diaria.

La suma de todos estos motivos ha puesto a los ganaderos que aprovechan los pastos de la Sierra de Segura y Pontones en serios aprietos económicos, ya que el impacto de las consecuencias de esta situación ha coincidido en el momento de máxima actividad comercial y será muy negativo para su cuenta de resultados a final de campaña.

Sin embargo, estos pastores cuya rentabilidad ya era limitada, siguen haciendo frente a unos costes de producción que no dejan de aumentar, incrementados en este momento por el mantenimiento de los corderos ante la paralización del mercado.

Los ganaderos no son ajenos a la situación de crisis global existente y siguen trabajando comprometidos con el abastecimiento de carne de máxima calidad y ejerciendo su labor de gestores medioambientales mediante el pastoreo diario. Además de su contribución al mantenimiento del tejido económico y social de los pueblos donde residen.

Además de a la Delegación de Agricultura se ha solicitado la exención de este pago en los ayuntamientos con montes públicos, donde algunos han respondido favorablemente aunque, aseguran que para ello necesitan una autorización para que se lo permitan.

En la provincia de Jaén hay alrededor de 500 ganaderos de ovino, unos 300 de ellos en la Sierra de Segura, que están pasando por situaciones económicas muy difíciles. Aunque se han planteado acciones de venta directa al consumidor, que han tenido éxito, este tipo de acciones solo pueden llevarlas a cabo los que pertenecen a cooperativas (que en la provincia no llegan al 3% de los ganaderos), por los costes que acarrean para un solo ganadero.