Las fiestas del Corpus de Villacarrillo y Villardompardo serán Bien de Interés Cultural

0
697
Publicidad

JAÉN.- La Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, a propuesta de su delegación territorial en Jaén, ha incoado el procedimiento para la inscripción en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz como Bien de Interés Cultural (BIC) de la Actividad de Interés Etnológico denominada “Fiesta del Corpus” en los municipios de Villacarrillo y Villardompardo. La consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo, se ha reunido esta mañana en la Delegación del Gobierno de Jaén con los alcaldes de los dos municipios -Francisco López Gay, de Villardompardo y Francisco Miralles, de Villacarrillo- para comunicarles el inicio del procedimiento de catalogación. Patricia del Pozo ha estado acompañada por la secretaria general de Patrimonio Cultural, Macarena O’Neill, la delegada del Gobierno, Maribel Lozano, y por el delegado territorial, Jesús Estrella.

El inicio del procedimiento ha sido aprobado mediante resolución, con fecha de 19 de mayo, de la Dirección General de Patrimonio Histórico y Documental, en la que se establecen, además, instrucciones para la salvaguardia del patrimonio. Asimismo, se da traslado a la Administración General del Estado para su constancia en el registro correspondiente. Por último, la resolución hace saber a propietarios, titulares de derechos y simples poseedores de los bienes que tienen el deber de conservarlos, mantenerlos y custodiarlos, de manera que se garantice la salvaguarda de sus valores. De este modo, deberán permitir su inspección por las personas y órganos competentes de la Junta de Andalucía, así como su estudio por las personas investigadoras acreditadas por la misma. Aunque sus efectos ya se han materializado, el trámite del expediente de inscripción continuará en la delegación territorial de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico hasta su finalización.

Con el inicio de este procedimiento la Junta de Andalucía hace justicia a los vecinos de dos municipios jienenses que, honrando sus tradiciones, con enorme esfuerzo y creatividad, convierten sus calles en museos vivos cada año. Las fiestas del Corpus Christi de Villardompardo y Villacarrillo constituyen un patrimonio etnológico singular que desde la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico se va a contribuir a proteger y difundir, gracias a este expediente de catalogación, que pretende también garantizar su conservación para futuras generaciones.

Participación vecinal

La celebración del ritual festivo del Corpus implica una serie de preparativos en ambos municipios que empiezan varios meses antes. Todo el esfuerzo vecinal se encamina al embellecimiento de los espacios públicos, calles y plazas que adquieren una dimensión simbólica que trasciende el ámbito cotidiano para albergar bendiciones, alabanzas, desfiles procesionales y actos litúrgicos propios de la fiesta del Corpus. Durante la fiesta destacan una serie de elementos construidos expresamente para el ritual, unos de carácter efímero como son las alfombras, los altares y diversos adornos de muy diferentes materiales; y otros permanentes como son las propias custodias y enseres litúrgicos que se guardan y conservan en las Iglesias parroquiales de cada municipio. Los altares, espacios decorados destinados al culto religioso, son realizados por los vecinos y miembros de las cofradías y se erigen a lo largo del recorrido de la procesión del Corpus, para habilitar zonas de descanso, que serán aprovechadas para la realización de las estaciones.

Durante el tiempo de montaje la convivencia vecinal se traslada a los espacios públicos, desarrollándose la sociabilidad y el comensalismo vecinal de forma espontánea, compartiendo viandas para reponer fuerzas, paseando por las calles admirando y comentando los frutos de su trabajo, todo un espectáculo para los sentidos.

El domingo es el día principal de la fiesta, en el que se concentran los actos litúrgicos. Las calles y plazas engalanadas para la ocasión son recorridas por la comitiva procesional, mientras el vecindario participa activamente, compartiendo su fiesta con amistades y visitantes. En Villardompardo los actos ceremoniales se concentran en la mañana del domingo, mientras que en Villacarrillo desde finales del siglo XIX se mantienen por la tarde. Una vez finalizados los actos programados es el momento de disfrutar con familiares y amistades compartiendo comidas tanto en casas particulares como en los establecimientos hosteleros. En el caso de Villardompardo, concluyen los actos con una verbena en la Plaza de la Constitución cuando llega la noche, realizada para el disfrute del vecindario y sus visitantes.

Origen de la fiesta

El Corpus Christi se celebraba sesenta días después del Domingo de Resurrección hasta que el “Jueves del Corpus” dejó de ser festivo, pasando a celebrarse el domingo siguiente. La fecha coincide con el declinar de la primavera y el comienzo del verano, cuando se inicia la recolección de los cereales en los que las antiguas sociedades agrícolas basaban la prosperidad y la evitación de hambrunas. Sus orígenes se remontan al siglo XIII, en un contexto de heterodoxias y profundos debates teológicos en el seno del catolicismo, tomando un mayor impulso a mediados del siglo XVI durante el Concilio de Trento (1545-1563), como festividad contrarreformista por excelencia.

Dos años después de la clausura del Concilio de Trento ya aparece en Villardompardo un documento en el que se constata la gran devoción que sus habitantes profesaban a la Eucaristía. Se trata de los Estatutos de la Cofradía del Santo Sacramento publicados en 1565. De finales del siglo XVI también se tiene constancia documental del Obispo de Jaén, Francisco Sarmiento de Mendoza (1580-1595), en la que se hace referencia a la elaboración de una custodia de plata dorada para Villacarrillo. En el caso de Villardompardo, los Estatutos de la Cofradía del Santísimo Sacramento recogen la actividad y organización de esta institución que gozaba de una gran importancia en la villa.  En el Archivo Municipal de Villacarrillo se conservan los Libros de Actas Capitulares desde el año 1670, con mención de la fiesta por parte del Concejo de Villacarrillo.