Publicidad

JAÉN.- Los vecinos del barrio de San Felipe de la capital ya no pueden más. Tras dos reuniones mantenidas con los concejales África Colomo y Miguel Ángel Castro y otra con la Concejalía de Medio Ambiente, Proyectos Municipales, Participación Ciudadana, Seguridad y Tráfico y el jefe de la Policía Local, Rafael Domingo, aseguran que la pesadilla no ha terminado.

Entre las diversas problemáticas a las que se enfrentan, dicen, todos los años, con especial hincapié en primavera y verano, están los problemas de convivencia por el encuentro entre pandillas de 3 a 10 personas jóvenes. Aseguran que durante la primavera suele ser de jueves a domingo por la noche y ya en verano, los lunes y martes y el fin de semana, desde la hora de la siesta y desde el anochecer hasta altas horas de la madrugada.

Los botellones en estas zonas son una constante, en los que dicen los vecinos que además de alcohol se consume marihuana y otras drogas. Incluso denuncian que el verano pasado se cometieron actos sexuales delante de menores. A ello se suma la suciedad provocada por el consumo de alimentos, al dejar la basura esparcida por los jardines, y los excrementos de perro. Además, aseguran que «cuando alguna persona del vecindario les ha pedido educadamente que moderen su comportamiento, estos los han atacado posteriormente».

Limpieza e higiene en San Felipe

En cuanto a la limpieza e higiene, los vecinos comentan que «los servicios de limpieza del ayuntamiento no ofrecen sus servicios diariamente en esta urbanización y echamos en falta la limpieza de algunos jardines, con heces de numerosos perros, así como un repaso a los parques infantiles, con columpios que se utilizan como pipí-can, lo que hace que las familias no quieran acudir a dicho espacio de esparcimiento infantil».

El mantenimiento también deja que desear. Aseguran que «desde la reunión hemos notado el mantenimiento del corte de hierbas de un par de jardines, pero el resto están abandonados. Pedimos una poda de árboles menos radical y con más conciencia, lo que ayudaría a mantener mejores temperaturas en la zona y evitaría que los árboles desprendan grandes cantidades de resina cuando se hacen podas inadecuadas y exageradas».

Por todo ello, los vecinos de San Felipe solicitan la intervención de las autoridades municipales y los cuerpos de seguridad, en coordinación con el vecindario, para resolver estos problemas de convivencia y salud pública, y tender una mano de cara a las sugerencias de mejora, ahora que están a tiempo, porque, finalizan «no queremos empezar el verano con los botellones y los ruidos, entre otras problemáticas».