Publicidad

SUCESOS.- Agentes de la Policía Nacional han detenido en Úbeda a un hombre que circulaba, supuestamente, con síntomas de embriaguez con su vehículo. Los agentes habían observado el turismo que circulaba con la rueda delantera derecha completamente reventada, dándole el alto para informarle de este extremo. Tras ser identificado, desafió a la patrulla policial. Una vez detenido y trasladado hasta las dependencias policiales, arremetió contra uno de los agentes dándole un fuerte puñetazo en el vientre.

Una patrulla policial se encontraba realizando su servicio de protección a la ciudadanía cuando observaron, en la Glorieta de Cuatro Caminos de la ciudad, un vehículo que circulaba con la rueda delantera derecha completamente reventada. Los agentes con el fin de alertar este extremo a su conductor, dado que podría correr peligro tanto él como sus ocupantes, le dieron el alto. Al aproximarse al conductor, los agentes percibieron síntomas de embriaguez por la incoherencia en la que el arrestado hablaba, fuerte olor a alcohol y falta de estabilidad; éste viajaba con su hijo.

Tras ser identificado y comunicarle que tendría que someterse a la prueba del alcohol, éste mostró una actitud chulesca y déspota hacia los agentes. Éstos, mientras esperaban la presencia de una patrulla de Policía Local para la realización del test, le insistían constantemente que por favor se relajara y no empeorara su situación, a lo que el arrestado, presuntamente les manifestó con lenguaje soez sin dejar de insultarles, que él hacía lo que le daba la gana y que ellos no eran nada para él.

En Comisaría agredió a uno de los agentes Personada la patrulla de Policía Local le realizaron la correspondiente prueba de alcohol, arrojando 0,99 mg/L por aire respirado. Por tal motivo le informaron que procederían a su detención por la presunta comisión de un delito contra la seguridad vial.

Una vez en las dependencias policiales, el arrestado continuó insultando y vejando a los agentes, adoptando una actitud agresiva que le hizo arremeter contra uno de los policías, dándole un fuerte puñetazo en el estómago.