Publicidad

PROVINCIA.- La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía ejecuta obras de emergencia para reparar el camino forestal JE 8.035, que discurre entre la aldea de La Peguera del Madroño con el Collado de Góntar, en el término municipal de Santiago-Pontones. La intervención se realiza en 3,5 kilómetros de extensión de un trazado que da acceso a monte público de la Junta de Andalucía, así como a explotaciones ganaderas y agrícolas habitadas en la “Peña del Horno”, por lo que resulta muy importante para mejorar las condiciones de trabajo de ganaderos y agricultores que trabajan en el Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas y mejorar las condiciones de circulación de los agentes forestales y de los medios terrestres con vistas a la temporada de alto riesgo de incendio.

El camino se encontraba totalmente cortado por desprendimientos de taludes y formación de cárcavas. La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible comenzó los trabajos a mediados del mes de abril y, al tratarse de una intervención de emergencia, prácticamente no se vieron afectados por la paralización parcial de la construcción que dictó el Gobierno de España, con motivo de la pandemia por Covid-19.

“Comenzamos ahora una temporada en la que existe un alto riesgo de incendio, por lo que la intervención en los caminos es fundamental para mejorar el tránsito de los agentes de medio ambiente y facilitar el acceso de los medios terrestres en el caso de que se produzca un fuego”, afirma la delegada de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Soledad Aranda.

Precisamente, este tipo de intervenciones permite mejorar la eficacia y la eficiencia de los medios del Plan Infoca, facilita la movilidad de los agentes de medio ambiente, aumenta la productividad de los aprovechamientos forestales y promueve el acercamiento de la población urbana al medio rural, ya que facilita el acercamiento a áreas recreativas, miradores y otras instalaciones naturales que cuentan con un uso público.

“Tenemos un compromiso claro con los agricultores y ganaderos de la provincia jiennense y, especialmente, con los que trabajan en zonas de sierra o de montaña. Sabemos que sus condiciones diarias son más complicadas por la propia orografía del terreno, por lo que necesitan que estemos a su lado. Los ganaderos y agricultores del Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas contribuyen a impulsar la economía de nuestros entornos rurales gracias a su sacrificio diario. Pero, además, su actividad es muy importante para conservar nuestro patrimonio natural. Su presencia es clave para prevenir incendios y mantener el ecosistema de la zona”, afirma la delegada de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Soledad Aranda.

Además, continúa: “La intervención en este camino era urgente y muy necesaria, por lo que la hemos puesto en marcha con gran celeridad. Forma parte del Plan de Desarrollo Rural de Andalucía, que contempla también inversiones en otros caminos del Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas. Sabemos que son zonas con grandes pendientes en los que los caminos y pistas forestales sufren mucho con las lluvias y se deterioran bastante, pero también tenemos claro que son las infraestructuras que necesitan nuestros agricultores y ganaderos cada día para mantener a sus familias y revitalizar los entornos rurales, por lo que la Consejería siempre va a estar a su lado y no los va a dejar solos”.

La intervención ha consistido en la retirada de desprendimientos que ocupaban totalmente el firme del camino, el aporte de materiales para tapado de cárcavas, el perfilado de la rasante, aporte de zahorra y reconstrucción del firme, a lo largo de 3,5 kilómetros.

Los trabajos forman parte de un proyecto para arreglar seis caminos, con financiación de fondos FEADER, en el Marco del Plan de Desarrollo Rural de Andalucía 2014-2020, con una inversión de 247.677,10 euros.

La Consejería va a actuar, además, en el Camino Río Borosa (en Santiago-Pontones y La Iruela), el Camino Laguna de Valdeazores (La Iruela), el Camino Barranco del Guadalentín (Cazorla), el Camino de los Endriales (Segura de la Sierra) y el Camino Cuesta de Despiernacaballos (Santiago-Pontones), todos ellos nexo entre núcleos de población, con necesidades urgentes de intervención para garantizar las comunicaciones. El Camino de Despiernacaballos ya fue objeto de unas obras el año pasado, pero las lluvias de diciembre volvieron a producir daños y se ha incluido en esta programación para evitar que quede bloqueado.

Las actuaciones se llevan a cabo por parte del Servicio de Modernización y Mejora de los caminos forestales en el Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas 2018-2020. Dicho servicio contempla obras de emergencia, que por su necesidad deben realizarse inmediatamente, y urgentes que pueden llevarse a cabo en un plazo no superior a 60 días.