Los templos abrirán sus puertas este lunes con medidas de seguridad y prevención

0
317
Uno de los carteles de información en una iglesia de Jaén.
Uno de los carteles de información en una iglesia de Jaén.
Publicidad

JAÉN.- Jaén podrá reabrir los templos al culto a partir de mañana lunes, 11 de mayo, después de que ayer el Gobierno diera la luz verde en su paso a la fase 1 de la desescalada hacia la nueva normalidad. Todo se prepara en las 201 parroquias de la Diócesis y demás templos, para reabrir con nuevas medidas de prevención e higiene frente al Coronavirus.

A las normas que ya se implementaron antes de la declaración del Estado de Alarma, como la de recibir la Comunión en la mano o no darse la paz de forma física, se añaden ahora las aconsejadas por la Conferencia Episcopal Española y las indicadas por el Gobierno en el BOE con fecha de 9 de mayo, con las que se pretenden evitar el contagio y la propagación del COVID-19. Del mismo modo, sigue vigente la dispensa del precepto dominical, por lo que se recomienda a las personas mayores o con patologías previas, sigan participando de las Eucaristías a través de los Medios de Comunicación y las Redes Sociales.

Para recibir el Sacramento del perdón, se habilitarán salas grandes, donde se permita la distancia entre el confesor y el feligrés, a la vez que se garantiza su absoluta confidencialidad. Párrocos y equipos de voluntarios llevan varios días preparando carteles que indiquen los lugares donde los fieles se podrán sentar, también, imprimiendo las nuevas normas de aplicación dentro de los Templos para colocarlas en lugar visibles para los fieles. Además, se está llevando a cabo una formación de voluntarios para indicar los lugares a ocupar durante las celebraciones, recoger la colecta al finalizar la Santa Misa y evitar, tanto a la entrada como a la salida, cualquier tiempo de aglomeración.

Además, el BOE con fecha 9 de mayo de 2020, en su artículo 9 hace referencia a los lugares de culto con las siguientes indicaciones:

1. Se permitirá la asistencia a lugares de culto siempre que no se supere un tercio de su aforo y que se cumplan las medidas generales de seguridad e higiene establecidas por las autoridades sanitarias.

2. Si el aforo máximo no estuviera claramente determinado se podrán utilizar los siguientes estándares para su cálculo:

a) Espacios con asientos individuales: una persona por asiento, debiendo respetarse, en todo caso, la distancia mínima de un metro.

b) Espacios con bancos: una persona por cada metro lineal de banco.

c) Espacios sin asientos: una persona por metro cuadrado de superficie reservada para los asistentes.

d) Para dicho cómputo se tendrá en cuenta el espacio reservado para los  asistentes excluyendo pasillos, vestíbulos, lugar de la presidencia y colaterales, patios y, si los hubiera, sanitarios.

Determinado el tercio del aforo disponible, se mantendrá la distancia de seguridad de, al menos, un metro entre las personas. El aforo máximo deberá publicarse en lugar visible del espacio destinado al culto.No se podrá utilizar el exterior de los edificios ni la vía pública para la celebración de actos de culto.

3. Sin perjuicio de las recomendaciones de cada confesión en las que se tengan en cuentan las condiciones del ejercicio del culto propias de cada una de ellas, con carácter general se deberán observar las siguientes recomendaciones:

a) Uso de mascarilla con carácter general.

b) Antes de cada reunión o celebración, se deberán realizar tareas de desinfección  de los espacios utilizados o que se vayan a utilizar, y durante el desarrollo de las actividades, se reiterará la desinfección de los objetos que se tocan con mayor frecuencia.

c) Se organizarán las entradas y salidas para evitar agrupaciones de personas en los accesos e inmediaciones de los lugares de culto.

d) Se pondrá a disposición del público dispensadores de geles hidroalcohólicos o desinfectantes con actividad virucida autorizados y registrados por el Ministerio de Sanidad, en todo caso en la entrada del lugar de culto, que deberán estar siempre en condiciones de uso.

e) No se permitirá el uso de agua bendecida y las abluciones rituales deberán realizarse en casa.

f) Se facilitará en el interior de los lugares de culto la distribución de los asistentes,  señalizando si fuese necesario los asientos o zonas utilizables en función del aforo permitido en cada momento.

h) Se limitará al menor tiempo posible la duración de los encuentros o celebraciones.

i) Durante el desarrollo de las reuniones o celebraciones, se evitará:

1.º El contacto personal, manteniendo en todo momento la distancia de seguridad.

2.º La distribución de cualquier tipo de objeto, libros o folletos.

3.º Tocar o besar objetos de devoción u otros objetos que habitualmente se manejen.

4.º La actuación de coros.

A pesar de las nuevas normas, son muchos los fieles que esperan con ilusión volver a participar en una Eucaristía, que en la Diócesis no se celebran con fieles desde el pasado 14 de marzo.