Jaén lleva ya ocho profesionales sanitarios muertos por coronavirus

0
1233
En las residencias de mayores de la provincia han fallecido un tercio de los muertos totales por coronavirus de la provincia.
En las residencias de mayores de la provincia han fallecido un tercio de los muertos totales por coronavirus de la provincia.
Publicidad

JAÉN.- La provincia de Jaén desde el comienzo de la crisis del coronavirus ha tenido un papel «importante» en la Andalucía y no por buenas razones. Entre otros motivos porque, durante muchas semanas, tuvo la tasa de fallecidos por contagio más alta de la comunidad, con una mortalidad de más del 14 por ciento, y aún se mantiene por encima del 10 por ciento, a día de hoy. Además, un 28 por ciento de los contagiados son profesionales que trabajan dentro de la sanidad y donde se engloba a médicos, enfermeras, auxiliares o celadores entre otros.

De hecho, ya son ocho fallecidos, con la muerte, ayer, del médico de la residencia geriátrica de Linares, Francisco Luis García. Hace apenas unos días, moría otro médico del hospital de Úbeda y a mediados de la pandemia el primero de ellos, en Linares. En total, han sido tres médicos muertos en Jaén, en primera línea. En el colectivo de enfermería ha fallecido uno, que era, además, muy conocido en la profesión, por ser, también, profesor de la Universidad de Jaén. A ellos se han unido un auxiliar de enfermería y un técnico de laboratorio.

Esto hace de la provincia jienenses la que más profesionales de la sanidad han fallecido desde el comienzo de la pandemia en Andalucía. Y, en este caso, se da, además, una de las principales críticas en la gestión de la crisis del covid-19, como son los medios y las condiciones pésimas con los que han trabajado estos profesionales en las residencias de mayores. No fue hasta mediados de abril, de hecho, cuando se comenzaron a realizar los test a trabajadores y usuarios de estas residencias. De hecho, un tercio de las víctimas en Jaén, más de 50, se han producido en estos centros, lo que evidencia la especial vulnerabilidad de todo el colectivo que convive en los geriátricos.