Publicidad

PROVINCIA.- El ayuntamiento de Bedmar-Garciez está adquiriendo durante estas semanas diverso material de protección personal ante la pandemia de coronavirus que estamos atravesando. Serán miles de mascarillas de varios tipos, termómetros de distancia, pantallas protectoras, gel hidroalcohólico y test rápidos, entre otro material que se prevé que esté ya en el almacén sanitario a finales de mayo, según ha explicado hoy el alcalde de Bedmar-Garciez, Pablo Ruiz Amezcua, quien ha asegurado que, “aunque sabemos que la protección total y absoluta de nuestros vecinos es prácticamente imposible, lo que si queremos es que en caso de que en los próximos meses se produzca algún rebrote del virus, al menos tengamos un reten de material que nos sirva para hacer frente a esa oleada sin tener que estar dependiendo de compras improvisadas y del riesgo de desabastecimiento”.

En todo caso, la iniciativa del Ayuntamiento bedmareño se está haciendo con las indicaciones que en todo momento “estamos recibiendo de las autoridades sanitarias y con las garantías de que el material tenga las certificaciones legales oportunas”, señala el primer edil bedmareño.

A falta de dos semanas para que se produzca el fin del confinamiento y la previsible desescalada, el Ayuntamiento de Bedmar, junto a las medidas que lleva aplicando de desinfección de zonas sensibles, limpieza de espacios públicos y empresas privadas e incluso el reparto gratuito de 12.000 mascarillas quirúrgicas entre los vecinos de ambos núcleos urbanos, lleva ya una semana en la tarea de adquisición y montaje del citado almacén sanitario de cara a que esté terminado para finales del próximo mes de mayo.

El consistorio bedmareño gastará en torno a 100.000 euros en la adquisición de más de 30.000 mascarillas, entre las que hay quirúrgicas y del modelo FFP2, termómetros de distancia, los conocidos como termómetros sin contacto ya que pueden captar la temperatura sin comprender ningún tipo de método intrusivo, cientos de pantallas protectoras, más de 1000 litros de gel hidroalchólico y test rápidos, entre otros materiales relacionados con el coronavirus. Según explica Ruiz Amezcua, la primera preocupación del Ayuntamiento es “velar por la salud de nuestros vecinos”, por lo que, “en este caso, el desembolso económico es lo de menos”.

Dentro de las medidas adoptadas por el Ayuntamiento bedmareño desde que se inició la pandemia está el reparto gratuito estos días de la segunda tanda de 12.000 mascarillas quirúrgicas entre los vecinos, además de personal sanitario del Consultorio médico, residencia de personas mayores, establecimientos públicos, Mercado de Abastos o empresas de la localidad. Además prácticamente a diario se lleva a cabo por el personal municipal y de Protección Civil la limpieza y desinfección de las vías y zonas públicas de la localidad.