Detenido después de una persecución tras saltarse un control de policía

0
732
Control de Policía Nacional. FOTO: HoraJaen
Control de Policía Nacional. FOTO: HoraJaen
Publicidad

JAÉN.- Agentes de la Policía Nacional han detenido en Jaén a un joven de 19 años que viajaba junto a su madre a bordo de un ciclomotor, al hacer caso omiso de las órdenes de detención que los agentes le hacían, iniciando una alocada y peligrosa huida, terminando accidentado. Al ser interceptado y cuando los policías acudieron en su auxilio, la emprendió a golpes con uno de los agentes que resultó herido. 

Los agentes se encontraban controlando las órdenes emanadas del Real Decreto de Estado Alarma en la Carretera de la Circunvalación de la capital, donde se había establecido un control de identificación al respecto, cuando observaron circulando un ciclomotor ocupado por dos personas; un hombre y una mujer. Al serle requerida y ordenada reiterativamente la detención del vehículo con el fin de comprobar la identidad de los ocupantes, el arrestado hizo caso omiso de los agentes, dándose a la fuga acelerando su vehículo.

Circulando negligentemente, poniendo en peligro su integridad, la de su madre y de los vehículos que circulaban

Los agentes al contemplar la maniobra de evasión y huida, iniciaron su persecución alertando con los dispositivos de señales y alocución de que pusiera punto final a su alocada fuga. La negligencia del arrestado y su temeridad fue clara en su desplazamiento, ya que no solo superó la velocidad permitida para eludir a los agentes, sino que además, en varias ocasiones invadió el carril contrario, teniendo varios vehículos que esquivarlo para evitar la colisión que pudo suceder, concretamente contra un turismo.

En un momento de su huida, el arrestado perdió el control del ciclomotor cayendo al suelo tanto él como su madre. Los agentes al observar el accidente, se dispusieron a auxiliarles, manifestando la madre del detenido que había pasado mucho miedo y que en todo momento pedía y suplicaba a su hijo que se detuviera e hiciera caso a los agentes.

Uno de los policías se dirigió a auxiliar al arrestado, quien, presuntamente lejos de deponer su actitud, se resistió a ser ayudado, arremetiendo contra el agente que resultó herido y tuvo que ser atendido en un centro sanitario donde se le efectuó una intervención quirúrgica en su mano derecha al tenerla fracturada.