Publicidad

OPINIÓN.- Como perito judicial criminalista forense, y en posición con la titulación de Manejo de cadáveres por COVID-19, sé que os surgen muchas dudas que intento despejar y ayudar a todas las personas que se pongan en contacto conmigo. Estamos viviendo una situación desastrosa, en relación con las funerarias y las residencias de ancianos.

Las funerarias aprovechándose de la pandemia por covid-19, están sacando de las victimas un beneficio que no debería ser así. Han cobrado en la funeraria por el traslado del cuerpo (en ocasiones 5.000 euros más), basándose en que el seguro por deceso no cubre pandemias. Para realizar la reclamación, se debe hacer muy pronto, antes de la incineración o inhumación del cuerpo ya que hay que practicarle unas pruebas antes muy sencillas.

Estas pruebas se deben de realizar y no se están haciendo evitando futuras reclamaciones, a seguros que todos tenemos por ejemplo tenemos una vivienda o una simple tarjeta de crédito, y muchas veces a los seguros de las empresas para los que trabajaban, ya sean panaderos, albañiles, sanitarios, miembros de los cuerpos de seguridad del estado como cualquier trabajador. Al estar calificado por ley como enfermedad laboral. Así como reclamación al seguro por fallecimiento.

Del mismo modo no cumplen con las normas de desinfección en vehículos, crematorios etc. En donde quedó reflejado en el BOE, en marzo que cualquier movimiento de cadáver por cobid-19 debía ser tratado por alguien con mi especialidad, cosa que no hacen, no respetan tiempos de desinfección, ni maneras ni formas.

Dado que nuestros mayores son los más frágiles muchas de las residencias no cumplen con los protocolos de seguridad, y sus directivos a pesar de tener positivos en sus residencias entran y salen a pasar puentes y fines de semana, permitiendo la entrada a proveedores, sin desinfectar como ya explique en un anterior artículo en cartón, plástico etc. Donde el Coronavirus queda durante horas, por eso se producen tantos contagios y tantas muertes.

No se cumplen protocolos de seguridad en esta pandemia ni cumplen confinamiento.
Los datos y los estudios realizados hasta la fecha muestran que el COVID-19 afecta de forma más grave a mayores de 65 años con patología cardiovascular previa (sobre todo hipertensión e insuficiencia cardíaca) y en menor medida a aquellos con patología respiratoria crónica y diabetes. La mortalidad aumenta con la edad. Un estudio realizado en China revela que la mortalidad es de 3,6%, en la franja de edad entre 60-69 años del 8% entre 70-79 años y del 14,8% en los mayores de 80 años.

En el escenario actual, es prioritario evitar la introducción del virus en los centros. Por ello, se restringen todas las visitas sin vinculación profesional con el centro a no ser que sea estrictamente necesario. En ningún caso se permitirán visitas de personas que presenten cualquier síntoma respiratorio o fiebre. Igualmente, se suspenden las salidas del centro para los residentes hasta que una nueva evaluación del riesgo haga reconsiderar esta recomendación.

Actuaciones ante contactos entre residentes del centro:

• Todo centro Sociosanitaria que detecte que un residente pueda haber sido contacto de un caso de COVID-19 indicará a esta persona que permanezca en el centro o residencia en cuarentena.

• En el seguimiento de una persona clasificada como contacto de un caso se tendrá en cuenta lo siguiente:
Deberá permanecer en una habitación con buena ventilación (preferiblemente al exterior) e idealmente con un baño propio durante el periodo de vigilancia establecido (14 días), o Deberá restringir sus movimientos y salidas a zonas comunes y si éstas fueran imprescindibles, deberá llevar una mascarilla quirúrgica. Se realizará una vigilancia activa en busca de síntomas respiratorios según lo establecido.

• No es necesario su traslado a un centro sanitario si su estado general es bueno.

• No es necesario que los trabajadores en contacto con esta persona tomen precauciones adicionales a las habituales.

La Gestión de residuos, según las recomendaciones del Ministerio de Sanidad, los residuos del paciente, incluido el material desechable utilizado por la persona enferma (guantes, pañuelos, mascarillas). Es muy importante y necesario.

De esta manera tendría que tratarse la gestión de residuos, de la gente que está en sus viviendas cumpliendo cuarentena por Coronavirus, o posible Coronavirus, y en la actualidad no se cumple.

Debemos saber también que los niños son los mayores portadores asintomáticos, es decir que no tienen patología alguno pero si lo contagian.

No os dejéis engañar por las mascarillas, las mascarillas de quirófano, o de tela no son efectivas, está establecido por ley las mascarillas que protegen de covid-19, y se venden en farmacia, mascarillas que los proveedores les venden por 1,50€ y ellos están vendiendo a 15 o 20 euros, que no os engañen. Llevar una mascarilla no adecuadas es como no llevarla, estaremos en peligro nosotros y pondremos en peligro a los demás.

María Teresa Fortea Santander.
Perito Judicial Criminalista Forense especializada en Manejo de cadáveres por COVID-19.