La Junta habilita el edificio Puerta de Andalucía para ingresar a mayores afectados por coronavirus

0
453
Edificio Puerta de Andalucía junto al hospital Neurotraumatológico. FOTO: CCOO
Edificio Puerta de Andalucía junto al hospital Neurotraumatológico. FOTO: CCOO
Publicidad

JAÉN.- La Junta de Andalucía pone en marcha un nuevo recurso, que servirá para ingresar y tratar sanitariamente a mayores afectados por el Covid-19. Se trata del edificio Puerta de Andalucía, que se encuentra dentro del complejo sanitario donde se ubica el Hospital Neurotraumatológico, un edificio que se construyó en 2010 y en el que entonces se planteó una residencia para grandes dependientes, aunque siempre ha estado vacío y sin uso. Este inmueble albergará 120 camas de hospitalización y servirá para tratar sanitariamente a mayores afectados por coronavirus. Ingresarán en este complejo para así recibir tratamiento y, a la par, dentro de una fórmula de aislamiento que pretende protegerlos y, también, incrementar las medidas de aislamiento con otros residentes que no se encuentran afectados por la enfermedad.

El edificio carecía de los accesos necesarios, por lo que la Delegación Provincial de Salud y Familias ha invertido 20.000 euros en el asfaltado de tres viales aledaños que se han pavimentado durante este fin de semana y que servirán para hacer posible la entrada y salida de vehículos sanitarios.

Durante estos días, se ha trabajado en distintas intervenciones en infraestructuras y equipamiento para que se pueda autorizar como un centro sanitario. Se ha tenido que realizar una adaptación y validación del suministro eléctrico. También se han puesto en marcha servicios básicos, como agua y gas, y se han habilitado los ascensores y el sistema antiincendios, que estaban parados. Además se han instalado los gases medicinales de oxígeno y de vacío en todas y cada una de las habitaciones. Asimismo, se han puesto despachos médicos y de enfermería y se han habilitado conexiones informática que hacen posible acceder a la base de datos del propio hospital. También se ha equipado con camas, colchones, sillones, mesitas y otro mobiliario necesario para su funcionamiento.

En este sentido, se desea agradecer las donaciones ofrecidas por El Corte Inglés, con 30 camas y colchones, mobiliario como sillas, sillones, armarios y camas donadas por el Ayuntamiento de Arquillos, así como camas y colchones donados por FAISEM. 

Por otro lado, la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad y Telefónica ha desplegado banda ancha ultrarrápida de fibra óptica y accesos 4G en los alojamientos hoteleros y otros centros habilitados como espacios asistenciales según el ´Plan de medicalización de hoteles´, para garantizar la conectividad y así asegurar el pleno rendimiento de la actividad sanitaria en estas instalaciones durante la crisis del Covid-19, entre los que se encuentra el edificio Puerta de Andalucía.

Las soluciones adoptadas permiten el acceso a la Red Corporativa de Telecomunicaciones de la Junta de Andalucía (RCJA) y, por tanto, a los  sistemas de información asistenciales del Servicio Andaluz de Salud, como la Historia Digital del Ciudadano Diraya y pruebas diagnósticas como imagen radiológica, laboratorio o anatomía patológica.

Medidas en centros residenciales

La Consejería de Salud y Familias ha informado en el Consejo de Gobierno de las medidas puestas en marcha para garantizar la adecuada atención a los centros residenciales de Andalucía. Desde el comienzo del estado de alerta se ha intensificado el seguimiento habitual que se venía realizando en residencias, iniciando un seguimiento proactivo de llamadas y visitas con apoyo para los cuidados y prevención del Covid-19, en el caso de aquellas personas atendidas en sus domicilios y centros residenciales.

Desde la Dirección General de Cuidados Sociosanitarios y el Servicio Andaluz de Salud se han reorganizado y reforzado los servicios para la prevención y abordaje de las necesidades de salud de los centros residenciales y centros sociosanitarios asimilados, que atienden situaciones de discapacidad y dependencia. Para ello, se ha constituido una red de trabajo implicando a los servicios asistenciales de distritos y áreas sanitarias de atención primaria, los servicios de urgencias extrahospitalarias y los centros de atención hospitalaria. En primer lugar, se ha conformado una red de trabajo formada por enfermeras gestoras de casos en cada una de las provincias andaluzas que tiene por objeto atender, asesorar y colaborar en la atención a los problemas de salud de personas que viven en centros residenciales. Estas enfermeras han realizado un seguimiento proactivo, bien telefónico o con visitas presenciales en la totalidad de los centros residenciales de Andalucía para conocer de primera mano la situación de implementación de las medidas de prevención de la enfermedad y del estado de salud de los residentes, facilitando información sobre cuidados a pacientes en aislamiento, intervención durante el desarrollo de síntomas, medidas de limpieza y desinfección, así como uso de medidas de protección de los trabajadores. Asimismo, se ha puesto en marcha un aplicativo telemático para la monitorización de las residencias que permite conocer la situación y evolución de cada residencia y tomar decisiones ante las incidencias que vayan ocurriendo.

En segundo lugar, se ha procedido a la medicalización de la atención residencial. Esta reorganización de servicios asistenciales se activa ante la presencia de casos, facilitando todos los medios profesionales y materiales necesarios para garantizar la asistencia efectiva a los centros residenciales. Para ello se cuenta con la Red de Alerta de la Enfermera de Casos; de igual modo, para aquellos casos que por su complejidad o condiciones clínicas lo requieran se activa la atención médica presencial e incluso, si se detecta la necesidad de presencialidad de profesionales para continuar con los tratamientos necesarios así como la vigilancia y control de síntomas durante el tratamiento y evolución de los pacientes, se ha dotado a la residencia de las necesidades profesionales y materiales que se vayan requiriendo en base a esos criterios clínicos.

En tercer lugar, se han habilitado zonas de evacuación cuando en una residencia puedan existir dificultades estructurales para organizar los aislamientos, exista falta de personal para desarrollar los cuidados o cuando se produzcan situaciones clínicas específicas que puede mejorarse evacuando a los residentes. A todos los efectos estos espacios de evacuación se abordan como una residencia más de cara a la activación de atención médica presencial.