La plantilla de Jaén Rugby entrena en casa a la espera de que se retome la competición

0
523
Publicidad

JAÉN.- La preparación física de los jugadores es una de las preocupaciones de los equipos que han visto paralizada su competición por la expansión del virus COVID-19. Los jugadores deben estar mínimamente preparados por si finalmente la competición se reanudase y más en un deporte como el rugby.

La plantilla de Jaén Rugby se ha confinado en sus casas y las han convertido en improvisados gimnasios con material propio o procedente del club. Todos excepto el neozelandés Timoti Marr que ha preferido pasar esta pandemia en su país. Ni ellos, ni el cuerpo técnico, se imaginaban cuando el 12 de marzo abandonaron el campo de Las Lagunillas que aquél entrenamiento iba a ser el último. Tampoco la directiva esperaba que la competición iba a quedar en el aire casi dos meses. 

Los entrenadores, Juan Alfredo Cerván y Nicolás Sanfilippo, han diseñado un plan de trabajo general orientado a que el grupo se mantenga activo física y mentalmente. La falta de espacio hace prácticamente imposible realizar un trabajo aeróbico en movimiento, por lo que éste se ha sustituido por ejercicios intermitentes de gran intensidad o un entrenamiento funcional. Las sesiones son diarias y, como mínimo, deben durar una hora. 

Cualquier elemento que pese sirve para mantener el tono muscular. Material propio o facilitado por el club: gomas de resistencia, pesas, barras, pero también garrafas de agua o botellas de refresco. “Dificultades, todas -dice Sanfilippo- lo peor, no saber cuánto tiempo durará esta situación”. Sin embargo, las sesiones on-line de todo el grupo “no sólo sirven como ejercicios de motivación, sino que, además, mantienen al grupo unido en esta difícil situación”, explica el técnico argentino.

“Los escenarios posibles son muchos y los jugadores son consciente de ello”, asegura Eduardo Sánchez, que preside una directiva como la de Jaén Rugby maniatada por la incertidumbre. La Federación Española de Rugby mantiene suspendida la competición en División de Honor B. Hasta el 30 de abril no se sabrá si se juega el último partido o se da por concluida tal y como está.  La realidad es que, a día de hoy, la crisis sanitaria ha truncado los deseos de celebrar la mejor temporada en la historia de Jaén Rugby, con 20 victorias logradas en 21 partidos disputados.