Publicidad

PROVINCIA.- La pesadilla llega a su final para Juan José Martínez, bombero en Andújar (Jaén), que por fin ha llegado este lunes a España tras diez días intentando salir de Bali. Ha aterrizado en Madrid hoy a las 15,30 horas de este mediodía: lo ha conseguido después de 28 horas de vuelo entre Bali-Dujar y Dujar-Madrid.

Martínez salió de viaje de formación para ampliar sus capacidades como técnico de Emergencias y Protección Civil, ya que al ser piloto profesional de drones de emergencia, quiso asistir a un congreso sobre drones en emergencias que se realizaba los días 2 y 3 de marzo en Kuala Lumpur, en Malasia.

Aprovechando su periplo formativo, el bombero jiennense visitó la isla de Bali (Indonesia) de la que no podía salir con rumbo a España debido a que sus vuelos fueron cancelados, hasta en tres ocasiones, por la crisis sanitaria del covid-19. Consiguió comprar el cuarto con la línea Qatar Airways con fecha del pasado 29 de marzo. «Me ha costado 1.500 euros, este es el cuarto billete que compro y juntándolos todos van a rondar más 3.000 euros», ha afirmado.

Tras pisar suelo español, Martínez ha relatado a Europa Press la situación en el aeropuerto de Madrid, «no hay controles de temperatura ni de nada. En otros aeropuertos no puedes entrar al menos de que presentes una prueba negativa del coronavirus. En cambio, Madrid está abierto de par en par», demanda el bombero.

«Abren las puertas del avión, las del aeropuerto y todo el mundo para delante. No entiendo cómo no hay mediciones de temperatura, ni hay controles sanitarios, no hay nada», ha explicado.

 

Después de aquello continuó viajando por el país. En aquel momento, «apenas se hablaba del coronavirus, estaba todo muy controlado», ha explicado. De Malasia se pasó a Borneo y desde ahí a Brunei, donde salió un brote y decidió marcharse a Bali.

Cuando surgió públicamente el brote en España, requirieron de su servicio por lo que decidió adelantar su vuelo y se dio cuenta de que el billete comprado ya se lo cancelaron. «Hablé con la compañía, compré otro y cuando fui a cogerlo me lo cancelaron también», relata

Con respecto al problema que están viviendo otros españoles en su misma situación, ha contado que «se les han cancelado vuelos y ha dado la casualidad que se les ha caducado el visado. Cuando intentan renovarlo en los servicios de extranjería, con el volumen de trabajo tan alto que tienen, les dicen que tardarán unos siete días en poder renovárselo».

Por último, ya camino de Jaén, el bombero ha confirmado que tiene «muchas ganas» de volver a su trabajo y «sobre todo, poder arrimar el hombro en esta lucha contra el coronavirus».