Publicidad

Puede que se crea que el coche es un espacio libre de coronavirus, ya que solo se utiliza por una persona, pero lo cierto es que puede ser un autentico foco de infección, puesto que existen multitud de elementos en el habitáculo con los que se entra en contacto continuamente y que pueden verse infectados previamente al tocar cualquier superficie infectada.

Para evitarlo, lo mas recomendable es llevar en el vehículo una caja de guantes de látex, desechables y usarlos cuando se vaya a abandonar el coche para las diferentes tareas diarias, y desprenderse de ellos antes de volver a ocupar el interior del vehículo. Si no se dispone de guantes, entonces hay que emplear líquidos higienizantes antes de poner de nuevo al volante o manillar. Por muy cuidadoso que se sea, existen muchas posibilidades de que el COVID-19 se instale en el interior del coche o sobre la motocicleta, con el riesgo que esto supone de contraer el virus si tras tocar alguna de las superficies infectadas, las manos van a la cara.

ZONAS DE RIESGO

Lo primero es localizar las zonas de riesgo con mayor posibilidad de contagio por ser las que mas están en contacto con el conductor: volante, palanca o mandos de cambios, freno de mano, tiradores de puertas, botones de los diferentes sistemas del vehículo, climatizador, pantallas táctiles, intermitentes o limpiaparabrisas, mandos de ajustes de asientos, apoyabrazos, cinturones de seguridad, elevalunas y asientos, entre otros. Dentro de las muchas incógnitas que rodean a este nuevo y desconocido virus, se apunta a que puede sobrevivir en el suelo durante varias horas, por lo que las alfombrillas pueden ser un espacio de infección del COVID-19 por su gran superficie, su humedad si se mojan y por ser una de las zonas mas sucias del habitáculo, por lo que se debe proceder a su completa desinfección.

PRODUCTOS DE DESINFECCIÓN Y LIMPIEZA

Una vez localizadas las zonas de riesgo, lo próximo es saber que productos son los mejores para sanear las zonas. La organización Consumer Reports, por ejemplo, aconseja el uso de limpieza que lleve al menos un setenta por ciento de soluciones alcohólicas para matar el virus. Dentro de estos, lo más aconsejable es emplear el alcohol isopropilico que no daña las superficies. De hecho, es lo que utilizan los fabricantes de vehículos para desinfectar las piezas. Por el contrario, se desaconseja por completo el uso de peroxido de hidrógeno ya que con casi toda seguridad dañara las superficies del interior, al igual que sucedería se aplican soluciones con amonio en pantallas táctiles. Se puede usar alcohol para la tapicería sin frotar demasiado fuerte. Para aplicar los productos de limpieza, lo mejor es utilizar paños de microfibra. Se debe ventilar bien el habitáculo y limpiar el sistema de aire acondicionado. Una forma sencilla y rápida es hacerlo con spray especializados. Se pondrá en marcha el vehículo y accionar el aire acondicionado en modo recirculación aplicando el producto. Después solo habrá que ventilar el coche eliminando restos de producto.

REPSOL FABRICA HIDROGEL Y EQUIPAMIENTO DE HOSPITAL

Repsol cambia la competición y aparca su actividad de patrocinio para fabricar gel hidroalcoholico y donar equipamiento a hospital. La falta de medios materiales de los médicos ha hecho que muchos fabricantes de automoción, así como de otros sectores vinculantes, pongan en marcha sus centros de trabajo en la ayuda frente al coronavirus, que sigue sin dar tregua a la sociedad del país. Cada empresa aporta lo que puede y sabe hacer y Repsol se une a la lista de empresas colaboradoras y comprometidas con la situación actual iniciando la producción de gel hidroalcoholico, que donaran al personal sanitario con un total, por ahora, de tres mil litros de este producto. El patrocinador oficial de Honda en MotoGP entregara tambien equipamiento compuesto por un equipo de laboratorio para hacer test de detección del COVID-19, así como elementos de protección compuesto por guantes y batas.

CEZETA CZ 175 502

Scooter de dos asientos, desarrollado por Ceska Zbrojovka Strakonice y fabricada entre 1960 y 1963. Pesaba 140 Kg y alcanzaba una velocidad de 85 Km/h. su arranque era por dinamo eléctrico La clase se scooter de viaje en los años sesenta representada por la marca Cezeta empezó a funcionar en 1957. su chasis estaba soldado y fabricado con laminas de embutición profunda de alta calidad buscando rigidez. La cabeza de dirección fue reforzada con dos puntas soldadas. En las paredes laterales se situaba el tanque de combustible y las áreas del piso para el pasajero se extendían en la parte trasera para proporcionar un soporte mas ancho para las piernas. La horquilla oscilante estaba suspendida por dos unidades telescópica con amortiguadores hidráulicos. Contaba con un resorte helicoidal y la suspensión tenia un recorrido de cien milímetros. Los cambios de velocidades se hacían a través de un embrague semiautomático y el cambio se accionaba al revés. Su depósito tenía una capacidad de doce litros.