Publicidad

PROVINCIA.- Todos los esfuerzos son pocos en la batalla contra el coronavirus. No valen sólo las medidas adoptadas por el Gobierno central, por la Junta o la Diputación de Jaén. Todo suma en esa guerra y ahí entran también en juego los ayuntamientos, la administración mas cercana al ciudadano: con las continuas llamadas de sus alcaldes a que todos los vecinos se queden en sus casas y con medidas concretas.

Este es el caso del Ayuntamiento de Bedmar-Garciez, donde se continúa con las desinfecciones diarias de las zonas más sensibles, calles y la residencia de personas mayores Sierra Mágina, o con otras como la tomada hoy de ampliar el plazo de tres meses en el pago de dos impuestos locales cuya fecha se abre tradicionalmente de abril a junio, que han sido ampliado hasta el 7 de septiembre, tras el acuerdo adoptado por la Diputación provincial de Jaén en ese sentido.

Todas las medidas ayudan, pero “no debemos olvidar que la mejor vacuna en esta lucha es que todos los bedmareños sigan quedándose en casa como están haciendo hasta ahora. No deben salir si no es una cosa de extrema urgencia y para aquellas personas mayores que precisen algo ya saben que nos avisan y se lo gestionamos sin que tengan que salir”, señala el alcalde bedmareño Pablo Ruiz.

Desinfección de residencia
Consciente de que uno de los puntos sensibles para la propagación del virus es la residencia de ancianos de la localidad, que alberga a unas 60 personas mayores y una veintena de trabajadores, el Ayuntamiento ha procedido esta jornada a la desinfección de todo el edificio, tanto en el interior como en la zona exterior del mismo, para evitar focos de contagio que puedan afectar a este grupo de riesgo.

Por otra parte, el Consistorio ha informado hoy a sus vecinos de la medida adoptada al hilo del acuerdo de Diputación provincial para ampliar el plazo para el pago de los impuestos de la contribución urbana (IBI) y el denominado sello del coche (Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica), que tradicionalmente se pagaban del abril a junio, para que ese plazo se amplie hast ael 7 de septiembre.

“Ante la situación que estamos padeciendo por el coronavirus y por las dificultades que muchas familias están pasando por no poder ejercer sus trabajos durante estos días, se ha decidido alargar dicho plazo del otros tres meses”, ha señalado Ruiz, con la intención de dar algo más de facilidades y de respiro a muchas familias que lo están pasando mal con todo lo acontecido.

Así, la contribución urbana (IBI) y el sello del coche (IVTM) cuya gestión tiene cedida el Ayuntamiento a la Diputación provincial, amplían su plazo desde primeros de abril hasta el 7 de septiembre, teniendo en cuenta las siguientes salvedades:

1. Recibos sin domiciliar. Los recibos que los contribuyentes pagan en voluntaria a través de los bancos o caja habilitados, en ventanilla electrónica de Diputación o por cualquier otro método directo, el plazo general es desde el 1 de abril al 7 de septiembre.

2. Recibos domiciliados. Para el cargo de aquellos recibos que el contribuyente tuviera domiciliados correspondientes a esta cobranza del período en voluntaria se amplían un mes quedando fijadas en las siguientes fechas: Para los domiciliados sin fraccionar y para el primer plazo de los domiciliados fraccionados se cargarán entre el 1 y el 10 de mayo. El segundo plazo de los domiciliados fraccionados se cargará entre el 1 y el 10 de junio. El tercer plazo de los domiciliados fraccionados se cargarán entre el 1 y el 10 de julio y el cuarto plazo de los domiciliados fraccionados se cargarán entre el 1 y el 10 de agosto.

Los ciudadanos que mantengan alguna duda sobre su caso particular podrán dirigirse al Ayuntamiento bedmareño o a la Diputación provincial bien por teléfono o a través de internet en la web de www.dipujaen.es.