Publicidad

PROVINCIA.- La cadena de favores continúa. No hay nada mejor que una crisis para comprobar la catadura moral de un municipio. En La Carolina el goteo de solidaridad no cesa. Un grupo de carolinenses han elaborado 30 viseras con pantalla en impresión 3D para donarlas al centro de salud.

Una simple petición de ayuda se ha convertido en un auténtico torrente de ayuda. Una llamada al Ayuntamiento alertó de la falta de material en el centro de salud y del riesgo de contagios por el coronavirus que corrían sus trabajadores. Nada más conocer la situación, se comenzó a trabajar en buscar posibles soluciones. Fernando Berzosa, del IES Pablo Olavide, fue el intermediario en un grupo de trabajo compuesto, además, por Antonio Maeso, Jonathan Álvarez, Antonio Martínez, Chema Martínez, Rocío Barrero, Pedro Criado, Emilio Piote.

“Estoy muy orgullosa ver la unidad de los vecinos y vecinas ante el coronavirus. Este grupo, varias mercerías y la papelería Sancho han aportado la mayor parte del material necesario para la elaboración de las viseras. Ya tenían experiencia porque lo estaban realizando para una empresa de Linares, pero aquí han colaborado de manera totalmente altruista”, afirma la alcaldesa, Yolanda Reche.

El Ayuntamiento se ha encargado de coordinar la operación y recoger y trasladar el material. “Nos ofrecimos desde el primer momento a pagar todo lo que fuese necesario, pero el grupo se negó. Si hay que hacer más viseras pueden contar con nuestro respaldo, tanto económico como logístico”, concluye la alcaldesa.