Publicidad

Cuando la actividad se ha ralentizado y la situación de alarma minimiza el movimiento de vehículos, Los motores no se paran. Una sociedad bajo mínimos en la que los movimientos de vehículos están bajo mínimos, aparecen los valientes y héroes que arranca el motor cada día para que el timo se mantenga con la sufriente intensidad que garantiza los servicios mínimos e imprescindibles para que la supervivencia se mantenga.

De increíble heroicidad el trabajo que llevan a cabo los profesionales del transporte pesado y aquellos que reparten suministros y esperanza, a veces en condiciones mínimas y con un gran sacrificio abasteciendo los mercados y clientes de los productos básicos. Esos valientes que día tras día recorren cientos de kilómetros para cargar y descargar las mercancías que permiten las compras de todo lo que es necesario, los que llevan alimentos a los hogares de los queridos mayores y personas que necesitan que el pan suyo de cada día llegue a casa.

De agradecidos es ser bien nacidos y sirva como homenaje a los que, también, salen a trabajar cada día para que las empresas que prestan los servicios imprescindibles mantengan su actividad organizando la escasa vida que ahora existe en las empresas y calles. Su trabajo silencioso y anónimo no pasa desapercibido aunque no sean tan visibles, aunque estén menos presentes y no por ello tengan menos importancia.

Los motores no se paran y así lo demuestran lo sanitarios, policía, ejercito, autobuses, mecánicos, agricultores, repartidores y taxis que siempre están cuando se les necesita. Cada uno con su labor, cada cual cumpliendo con una responsabilidad vital que permite prestar la protección y garantice la protección y el servicio que llevan a cabo.

Todo el conjunto de profesionales, muchas veces ocultos bajo su enorme compromiso y trabajo, están cerca de quien los necesita, mereciendo la admiración y agradecimiento por la labor que desarrollan y el riesgo que soportan en unos momentos donde la salud es lo mas importante, poniendo en peligro la suya propia sin importarles lo mas mínimo y con el compromiso con una sociedad que debe devolver lo mucho que recibe de este importante grupo de colectivos que trabajan sin descanso.

Hoy gran parte de la sociedad esta en casa y otra importante cantidad de profesionales se mantiene firme plantando cara al riesgo poniéndose de frente y moviendo los engranajes de una mecánica que no para y sigue moviendo los motores de la esperanza. Hoy y mañana tendrán el reconocimiento de una sociedad que les debe mucho más de lo imaginable.

A todo ese importante y vital grupo selecto de héroes se les debe de aplaudir, reconocer y agradecer haciendo visible su enorme y sacrificado trabajo en la sombra que realizan y no olvidar que gracias a ellos, los motores no se paran y la vida continua aunque sea bajo mínimos. Desde HoraJaén Motor&Sport pedimos responsabilidad y agradecemos este silencioso trabajo y compromiso del colectivo al que hacemos referencia. QUÉDATE EN CASA, algunos no pueden hacerlo para que el resto, viva de modo que se salga pronto de esta terrible pesadilla. Salud y Mucha Vida.