OPINIÓN | «A prueba el sentido de Estado de la derecha»

0
270
Publicidad

POR JUAN FRANCISCO CAZALILLA, secretario provincial del PCA Jaén

Históricamente las diferentes fuerzas políticas de este país han ido acompañadas de un halo o leyenda que generalmente se ha dado como veraz, por ejemplo, la izquierda adolece de sentimientos patrióticos, mientras que a la derecha se le presupone un “Sentido de Estado” superior, capaz de anteponer los intereses de la nación a los intereses de partido o particulares. Eso se acentuá a medida que han mimetizado la bandera de España con sus actuaciones y actividades políticas, haciéndola suya e incluso utilizándola como arma con que golpear la cabeza de los que han considerado adversarios; los independentistas (cuando no los han necesitado para gobernar, claro), los animalistas, los ecologistas, los sindicatos… 

En los últimos cuarenta años han sido pocas las ocasiones en que ha habido que demostrar esa política de Estado, pero las ha habido. Se me viene a la cabeza el 11M y el intento de manipulación masiva de Aznar responsabilizando a ETA; el avión militar estrellado YAK-42, donde entregaron a los familiares de las víctimas cuerpos que no les correspondían, sino restos de diferentes cuerpos dada la falta de responsabilidad en la identificación de los restos mortales; El Prestige y sus “hilillos”, que posteriormente resultaron ser uno de los mayores desastres medioambientales de nuestro país; el accidente del Metro de Valencia, y así un largo etcétera. 

En los últimos tiempos, ese patriotismo o “Sentido de Estado” se ha vuelto a poner a prueba con la crisis sanitaria provocada por el COVID-19.

Nos encontramos ante una pandemía a nivel mundial, un Estado de Alarma decretado que tiene a los ciudadanos confinados en sus domicilios con el correspondiente desgaste psicológico que ello supone, y con unos datos de infección y mortalidad que asuntan al “más pintao”. Ante esta situación, la respuesta de cualquier sociedad o nación,  debería pasar por la unión sin resquicios de todas las fuerzas políticas y poderes del Estado, consensuando las actuaciones, empujando en la misma dirección y evitando obtener rédito político de la catástrofe. Nada más lejos de la realidad. 

Desde el minuto cero la derecha “patria” de este país, ha cargado las tintas contra toda la actuación realizada por el actual Gobierno Central, no sólo con las lamentables declaraciones de Casado y Abascal a rebufo del Presidente Sánchez, sino también a través de sus medios “voceros” y de una amplísima campaña de bulos y difamación en las redes sociales, ahora tan de moda. Una redes que nacieron como forma de comunicación y de información alternativa a los medios tradicionales controlados por el poder, y que ahora se han convertido en un instrumento más a su servicio, a la creación de caos, confusión y desinformación generalizada. 

Mención especial merecen los gobiernos autonómicos de PP, Ciudadanos y VOX, tanto en Andalucía como en Madrid. Mientras los primeros propagaban el engaño del decomiso de miles de mascarillas de una empresa alcalaína destino a Madrid, los segundos acusaban al Gobierno Central de no facilitarles material sanitario suficiente, propiciando un enfrentamiento entre madrileños y andaluces por esta cuestión, y obviando que las carencias de unos y otros son consecuencia de los recortes sanitarios que llevan años aplicando. 

En definitiva, la derecha de este país tiene arraigada la idea de que el gobierno les corresponde a ellos casi por designio divino, y que cuando no es así, están dispuestos al “todo vale”, incluso en los momentos más tensos de la historia. Esto es lo que realmente los convierte en los auténticos anti patriotas. 

Es precisamente en tiempos de dificultades, cuando más falta hace esa unión entorno a la “patria”; independientemente del lugar de procedencia, raza, sexo, ideología o creencia. Remar en una misma dirección para superar las adversidades. Y ahí nos encontraremos  muchos.