Publicidad

PROVINCIA.- Jorge López, concejal de Patrimonio, ha informado que, ante la situación de Alerta Sanitaria por el COVID-19, desde la noche de ayer -miércoles 18 de marzo- se apaga la iluminación ornamental de todos los monumentos de nuestra ciudad Patrimonio Mundial.
Tal y como afirmaba el edil “si no hay nadie que pueda disfrutar de ellos, es absurdo estar gastando energía y recursos”. De esta manera, se intenta concienciar a la población para que evite salir de casa salvo en caso que sea necesario, tal y como indicó el Gobierno de España en el Real Decreto del pasado 14 de marzo.

La suspensión del servicio se ejecuta, desde ayer miércoles, en todos los inmuebles y espacios que cuentan con iluminación de estas características como la Catedral, el Ayuntamiento o las Plazas Santa Cruz, Plaza de los Leones o Plaza de Santa María, entre otros.

Desde el Ayuntamiento de Baeza se recalca que esta medida sólo afectará únicamente a la iluminación de los monumentos, no al alumbrado de las calles.