Detenido en Jaén por dar agredir al conductor de un autobús urbano

0
518
Publicidad

SUCESOS.- Agentes de la Policía Nacional han detenido en Jaén a un hombre que presuntamente agredió sin mediar palabra al conductor de un autobús urbano. Las heridas causadas a la víctima necesitaron de cuatro puntos de sutura. Los investigadores sin apenas datos y con testimonios confusos, identificaron y detuvieron al supuesto autor de los hechos.

Los hechos ocurrieron durante la mañana del pasado día 25 de enero. Cuando el conductor de un autobús urbano se encontraba desempeñando su trabajo diario, se vio en la necesidad de advertir mediante gestos a un conductor que circulaba a bordo de un turismo, que debía de haber señalizado su maniobra mediante las correspondientes señales luminosas de cambio de sentido. Sin más, la víctima prosiguió su marcha hasta detenerse en la siguiente parada de autobús. Mientras tanto, el conductor del vehículo al que le había llamado la atención, colocó su coche delante del trasporte urbano. Presuntamente se apeó de su coche, accedió al autobús y directamente sin mediar palabra alguna, propinó un fuerte puñetazo en el rostro de su conductor para, después marcharse del lugar.

Compleja identificación del presunto agresor

Las personas presentes en la agresión llamaron a la Sala Operativa del 091, personándose en el lugar una patrulla de Seguridad Ciudadana que se entrevistaron con el conductor agredido así como con diferentes testigos. Sus testimonios avanzaban que el vehículo del presunto agresor apuntaba a una marca de vehículo concreta, así como la descripción física del arrestado.

Los investigadores de la U.D.E.V.-PERSONAS analizaron minuciosamente los diferentes testimonios concluyendo que el vehículo del supuesto agresor, única pista con la que contaban, no era de la marca expresada por los testimonios sino de otra. Por otra parte, los agentes tan solo disponían de dos números de la matrícula. Con todo ello, se fue analizando uno por uno todos los vehículos de la misma marca y modelo. Colocada la última “pieza del puzle”, los investigadores identificaron y detuvieron al presunto agresor.