OPINIÓN | «Los amigos de Cuqui»

0
661
Publicidad

POR FRANCISCO JOSÉ DELGADO

Bancada vacía, bancada vacía de personas y de ideas, bancada vacía de concejales y de ideales, bancada vacía de partido y de afiliados, así dejó Cuqui el grupo municipal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Jaén, vacío.

La imagen que está dando el equipo que confeccionó el senador Javier Márquez está siendo esperpéntica; hoy, en el pleno del mes de febrero, dos de «sus concejales» no asistían a la sesión plenaria, Jesús Ortega y Antonio Losa, los mismos que no han asistido al acto de celebración del 40 aniversario de la autonomía de Andalucía, al que tampoco ha asistido su mentor, el senador Javier Márquez. Y se preguntarán ¿por qué?, ¿qué importante motivo habrá para tan importante ausencia de los tres?, muy sencillo, están los tres de viaje de placer, de amistad, en New York, algo mucho más importante que cumplir con su deber como concejales y senador del Partido Popular. ¿Qué habrá pensado el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, al constatar su ausencia en el acto del 40º aniversario celebrado en la Universidad de Jaén?, o mejor, ¿qué piensan los afiliados y los vecinos de Jaén de la actitud de dos concejales pagados con sus impuestos?

Numerosas eran las quejas del senador y sus afines por la distancia entre la sede y el grupo municipal desde que Cuqui impuso su lista, sin dejar cabos sueltos, una lista confeccionada por él, con el único consejo u opinión de sus más cercanos, y claro, de aquellos polvos, estos lodos. Pero claro, ahora parece que la sede estaba en lo cierto, que una lista sin afiliados, sin gente que sintiera las siglas no era lo mejor en ese momento, y es que, un grupo de amigos es eso, un grupo para echar unas risas y unas cervezas, no un grupo de trabajo. Más aún en la oposición, donde se viene a remontar el desastre dejado por el Sr. Márquez en la alcaldía, al que en cada reunión de trabajo, con asociaciones y colectivos, le recuerdan su apatía, su abandono y su incompetencia en la gestión durante sus tres eternos años en la alcaldía.

Curiosa es la situación de uno de los concejales ausentes en el pleno de hoy, Jesús Ortega, del que todavía resuenan los llantos y lamentos por tener que volver al banco donde trabaja. Perdió su liberación al 100% en el ayuntamiento, para reincorporarse a la entidad bancaria de donde salió. Entre medias batalló por una liberación al 50%, un extra que «arrimarle» a su sueldo en el banco. Una liberación que le cuesta a los jiennenses 24000€ anuales, o 2000 € mensuales, como prefieran, y que este «concejal» cubre con 20 horas mensuales de trabajo, a 100€ la hora, y que ni siquiera ha sido capaz de cumplir en el momento más importante del mes, en sesión plenaria. Eso sí, las malas lenguas dicen que este extra le ha venido muy bien para cambiar de coche; ¡la política desgasta mucho, y de vez en cuando hay que darse un capricho para quitarse el sufrimiento!

No menos inquietante es la actitud del otro concejal ausente, Antonio Losa, mano derecha del portavoz municipal, Manuel Bonilla, al que acompaña hasta en su formación académica en Madrid, junto a la encargada de redes sociales, y que en cambio, no ha dudado en ausentarse del pleno y del 40º aniversario de la comunidad andaluza para acompañar a su amigo a New York. Un trio éste, que está dando mucho que hablar, y al que todos consideran la prolongación de Javier Márquez en el grupo municipal del PP. Se rumorea que el Sr. Losa puso su cargo a disposición del portavoz en varias ocasiones, debido a problemas en el reparto de las liberaciones, opción por supuesto no contemplada por Manuel Bonilla, que ha apostado todo a este dúo. No sabemos cómo le saldrá la jugada a los tres, aunque todavía resuenan las críticas por la pésima campaña municipal organizada y gestionada por la Sra. Aparicio en la última elecciones municipales, y que obtuvo el peor de los resultados posibles para el Partido Popular en la capital, un feudo muy afín al partido en los último 20 años.

Lo peor de todo, está por llegar.