Publicidad

JAÉN.- El pleno de la Corporación Municipal ha dado luz verde a una inversión de mejora en la red en alta del sistema del Quiebrajano por importe de 3 millones de euros que ejecutará la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y que mejorará el suministro de agua potable a la capital.

El concejal de Servicios Públicos, Contratación y Proyectos, Francisco Lechuga, ha explicado que esta medida afecta, aproximadamente, al 18 % de los recursos hídricos que necesita la capital que se surte en alta del sistema Víboras-Quiebrajano (además de dos sondeos propios) junto a otros 12 municipios más de las provincias de Jaén y Córdoba. “Inexplicablemente esta obra, que optimiza la captación de recursos y ayuda a abaratar costes al Ayuntamiento estaba paralizada desde hace más de un año porque el anterior equipo de Gobierno no terminaba de darle luz verde”, destaca Francisco Lechuga, quien recuerda que esta actitud “insolidaria” impedía al resto de municipios acogerse a los beneficios de una obra del Estado.

“Actualmente, estos recursos están gestionados por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, aunque se trata de una competencia municipal”, ha explicado Lechuga, que ha recordado que la legislación así lo establece y que, en el caso de la capital, esta competencia recayó en la CHG conforme a un acuerdo coyuntural firmado en 1987 y que dio lugar a una “gestión en precario”, al no poder acometer las inversiones necesarias. Lechuga destaca que la CHG ha pasado a la Diputación la gestión por acuerdo de todos los municipios siendo Jaén el único que cuestionaba este acuerdo. “Se estaba dilatando una medida que supone muchas ventajas por poder acometer mejoras con esta inversión que reducen gastos. Con el paso que da el equipo de Gobierno, la Administración local se suma a un proceso de modernización en los procesos y ahorro en los costes”, recuerda. Lechuga ha concretado que, en el marco de este cambio de modelo, se automatizarán los procesos, se modernizarán las estaciones de bombeo y, entre otras acciones, se limpiará el canal del Sistema Víboras-Quiebrajano. “Además, habrá un abaratamiento de los costes”, ha afirmado el concejal que ha precisado que, de acuerdo al volumen de agua que capta Jaén, 1,6 hectómetros cúbicos al año, la reducción de costes será del 23%. “Este efecto, que culminará con la ejecución de las obras de la Confederación, con la idea de que entre en vigor en 2021 va parejo a una política de colaboración y control de los servicios que a su vez presta la concesionaria”.

Escombros
Por otro lado, tal y como ha explicado el edil, se ha aprobado en el pleno la modificación inicial de la ordenanza municipal de recogida de residuos y limpieza viaria del Ayuntamiento de Jaén. “El Parlamento andaluz aprobó un decreto, en 2007, que obliga a todos los ayuntamientos de la comunidad a establecer una fianza que garantice el correcto tratamiento de los escombros de obras menores y mayores. Jaén, a diferencia del resto de la provincia, donde ya hay unos 90 ayuntamientos que han aprobado esta ordenanza, no la tiene aprobada. Hoy damos ese paso”, ha dejado claro el concejal Francisco Lechuga.

El concejal de Servicios Públicos y Contratación, Francisco Lechuga, ha insistido en que el objetivo es que en esta ordenanza se incluya que los productores de servicios de obras que soliciten licencia tanto para trabajos domiciliarios como de obra mayor depositen una fianza que se les devolverá cuando acrediten que los residuos derivados de los trabajos realizados se han tratado adecuadamente en una planta privada o pública que tenga este fin y que lo hace de forma controlada sin afección al medio ambiente. En concreto, en Jaén, tras la adecuación de la ordenanza municipal, está disponible en la carretera de Fuerte del Rey la Planta de Tratamiento de Residuos de la Construcción y la Demolición de la Diputación Provincial, a apenas cuatro kilómetros del casco urbano. De esta forma, Lechuga señala que en buena medida y sin coste para los productores de estos residuos se evitarán muchas de las escombreras ilegales e improvisadas que proliferan en distintos barrios de la ciudad y que además de un perjuicio estético causan problemas medioambientales. El edil señala que además, y de forma paralela, el acopio ilegal en puntos no autorizados de restos de demolición y construcción está penado por esta ordenanza y acarrea sanciones.