Jaén se une al proyecto tecnológico europeo ‘Pharaon’ sobre envejecimiento activo

0
182
Publicidad

JAÉN.- La provincia de Jaén será protagonista de Pharaon, un proyecto europeo que pretende promover el envejecimiento activo y reducir la soledad no deseada de las personas mayores a través de diferentes soluciones tecnológicas. El presidente de la Diputación, Francisco Reyes, ha participado junto al rector de la Universidad de Jaén, Juan Gómez, y el vicepresidente de la Fundación Aeging Lab, Andrés Rodríguez, en la presentación de esta iniciativa en la que se han unido 41 entidades de 12 países europeos y que cuenta con una dotación económica de 21 millones de euros financiados por el Programa Horizonte 2020 de la Unión Europea. “Vimos una oportunidad al unirnos a la Universidad de Jaén, la Fundación Agein Lab e Indra para el desarrollo de este proyecto en la provincia de Jaén que tiene un objetivo con el que coincidimos, favorecer un envejecimiento activo y saludable”, ha destacado Francisco Reyes.

El presidente de la Diputación ha explicado el papel que jugará la Administración provincial en Pharaon, “en el que nosotros vamos a aportar nuestra experiencia e infraestructura, con la colaboración de 500 personas mayores de 65 años que viven en sus hogares y que son personas usuarias de recursos como la teleasistencia, el servicio de Ayuda a Domicilio o de los centros de participación activa. Creemos que es fundamental la experiencia y opinión de estas personas de cara al diseño y validación de estas herramientas tecnológicas”, ha indicado Reyes, al comentar la aplicación del piloto en entornos reales.

El planteamiento de este proyecto es crear un conjunto de plataformas interoperables y personalizables dotadas de servicios y dispositivos basados en el Internet de las Cosas, inteligencia artificial, robótica, computación en la nube o big data. El enfoque de Pharaon se centra en la experiencia de la persona usuaria y llevará a cabo seis pilotos en cinco países con el fin de probar y validar distintas soluciones para responder a las necesidades de las personas mayores y mejoras sus capacidades, independencia y seguridad. En este sentido, Jaén será la provincia que implementará el piloto andaluz, centrado en la promoción de la cohesión social y en la prevención del aislamiento y la soledad no deseada. Con un presupuesto de 1,2 millones de euros, el impulso del proyecto en Andalucía y su coordinación la realiza la Fundación Ageing Lab junto al consorcio formado por la Diputación de Jaén, la Universidad de Jaén y Minsait, compañía de Indra.

“Hablamos de herramientas tecnológicas que permitan facilitar las relaciones con familias, personas cuidadoras y comunidades, y que contribuyan así a reducir su aislamiento y la soledad que en muchas ocasiones están padeciendo”, ha subrayado el presidente de la Diputación, que ha vinculado este proyecto también con el reto demográfico. “La tasa de envejecimiento en la provincia de Jaén ha crecido dos puntos en la última década hasta alcanzar casi el 20 por ciento. La población mayor es y será clave en la vida de nuestros municipios, es fundamental para el mantenimiento de los pequeños pueblos”.

El rector de la Universidad de Jaén, Juan Gómez, ha señalado que este proyecto “tiene que ver con que la población cada vez vive más tiempo y lo importante es que viva mejor, que tenga actividad en esa etapa de la vida. Además, hay más personas que viven solas y es muy importante que esta cuestión no sea un inconveniente. Creemos que las tecnologías, que están cambiando la forma de vivir de todo el mundo, pueden ayudar a que este envejecimiento activo sea mucho más satisfactorio”. Un grupo de investigación de la Universidad de Jaén prevalidará la tecnología en su apartamento de inteligencia artificial, un laboratorio que simula un hogar real, además de realizar tareas de formación a los participantes del estudio.

Por último, el vicepresidente de la Fundación Ageing Lab, Andrés Rodríguez, ha puesto el acento en la alta complejidad de este piloto “en el que vamos a abordar también la disminución de la brecha digital de las personas mayores. No hay tecnología que reduzca la soledad no deseada, no existe. Por eso, es un reto para el que vamos a analizar la tecnología existente, ver las realidades de estas personas y afrontarla”.