Publicidad

JAÉN.- La patronal hotelera manifiesta la reprobación absoluta al indigno trato ferroviario que históricamente viene sufriendo la provincia y que sigue agudizándose sin que nadie le ponga remedio. Por ello, exigen con contundencia a los dirigentes políticos que pongan dinero, dinero y más dinero sobre la mesa para revertir el agravio con Jaén y que está perjudicando gravemente las cifras del sector turístico provincial

¿Cómo pueden llegar los turistas a la provincia de Jaén en ferrocarril y en qué condiciones lo hacen? Es la pregunta que se hacen desde la Asociación de Empresas de Alojamientos y Hoteles de la provincia de Jaén. Para la patronal hotelera, la situación del tren en la provincia es insostenible y humillante y viene a ser algo así como dar una patada a los turistas que quisieran venir a hacer turismo. Denuncian que a Jaén se le están cerrando las puertas de la movilidad ferroviaria que sí se le da a provincias no muy lejanas, como Granada, provincia que sube espectacularmente los viajeros y turistas llegados en tren.

Sin embargo, la realidad de Jaén muestra que los turistas cada vez rechazan más acercarse a la provincia porque consideran el destino con difícil acceso por estar absolutamente marginado y fuera de toda ruta de desplazamiento ágil y con contínuas averías, debido a las políticas desarrolladas por Renfe al amparo de los distintos gobiernos y desde hace décadas.

Los hoteleros recuerdan el antecedente de la entrada en servicio del AVE entre Granada y Madrid, que fue «una auténtica humillación para los intereses de Jaén por cuanto el trazado esquiva por completo el suelo jiennense, que era el más lógico para dicho trayecto», afirma José Ayala, presidente de los empresarios hoteleros. Y añaden que los contínuas averías en los escasísimos y lentos trenes que dan servicio en Jaén, los retrasos y la merma de servicios hace que Jaén se haya quedado absolutamente descolgada de todo tipo de propuestas que podrían acercar turistas a la provincia.

En este sentido, otro miembro de la junta directiva de la gremial hotelera, Juan Manuel Camacho, manifiesta que «resulta intolerable que Jaén haya quedado excluida, junto a Huelva, de la puesta en marcha de los trenes Avant que operan desde el pasado domingo y que es una nueva afrenta contra nuestra tierra, a lo que hay que sumar el progresivo abandono de la red convencional y que es la única que queda en Jaén y que llevan desmantelándola desde hace 20 años, con la supresión del 90% de servicios ferroviarios en las estaciones de la provincia». Muchos avanzan y mejoran y a Jaén la llevan hacia atrás y esa es la sensación que tienen los jiennenses.

Desde la patronal hotelera recalcan que cada vez son más los turistas que se quejan de la enorme dificultad para llegar a la provincia, e incluso muchos desisten de venir porque Jaén no brinda las oportunidades de desplazamiento que sí ofrecen las demás provincias.

Lamentan las pocas relaciones horarias, que apenas haya comunicaciones con otros destinos, o que los trenes son muy lentos y los viajes a Madrid sean insufribles, e incluso que Jaén sea tratada como mera sucursal de las vecinas Córdoba y Granada porque se está incitando a los viajeros a moverse desde esas provincias que están bien conectadas, y ello conlleva la bajada de pernoctaciones en los establecimientos de hospedaje de la provincia de Jaén. El presidente de los hoteleros de Jaén, José Ayala, no duda en afirmar que «Jaén no es menos que las demás provincias y tenemos que disponer de los mismos servicios que se da a los demás, y no lo que actualmente ocurre: han convertido en una auténtica odisea intentar venir a hacer turismo a la provincia de Jaén y todo esto conlleva graves consecuencias para todo el sector turístico de la provincia».