Publicidad

JAÉN.- Agentes de la Policía Nacional han intervenido junto a varios agentes de Policía Local en una reyerta ocurrida en la tarde de ayer en la vía pública. Varias patrullas de Seguridad Ciudadana de la Policía Local encontraron a la víctima sangrando profusamente por una herida en el pecho. El arrestado fue encontrado en su domicilio con una herida en la cabeza debida a un fuerte golpe y con un corte, al parecer de arma blanca en el antebrazo derecho. La víctima, su padre y el presunto agresor fueron trasladados hasta un centro médico donde permanecen ingresados y el supuesto autor de la agresión bajo custodia policial.

Los agentes tuvieron que taponar la herida evitando su desangrado

Los hechos ocurrieron sobre las 18:50 horas de la tarde de ayer. La Sala Operativa del 091 enviaba a varias patrullas de Seguridad Ciudadana hasta la Calle Almodóvar de la capital donde al parecer se estaba registrando una reyerta entre varias personas. A la llegada de una de la patrullas, los agentes encontraron a un hombre acompañado por su padre y su hermano, relatando que una persona le había agredido sin poder precisar cómo habían sucedido los hechos.

Los agentes comprobaron como la víctima presentaba varias manchas de sangre en su vestimenta. Al despojarle de su camisa, comprobaron que tenía una herida incisiva a la altura del esternón entre el abdomen y el pecho, comenzando a sangrar profusamente en ese momento, obligando a los policías a realizar maniobras compresivas para taponar la herida, solicitando la presencia de los servicios sanitarios.

El arrestado se encontraba en su domicilio

Con la información facilitada por la víctima, la segunda patrulla junto a dos agentes de Policía Local, se dirigieron hasta el domicilio del supuesto agresor que se encontraba en el salón de la casa con una herida en su antebrazo derecho y un golpe sangrante en la cabeza, quien al ser preguntado por la reyerta ocurrida momentos antes, les manifestó que su vecino le había agredido, desconociendo cómo se habían producido los hechos ya que todo pasó muy rápido.

Los componentes de la Policía Nacional que se encontraban en el domicilio, contactaron con los agentes de la patrulla que había trasladado al herido hasta el hospital. Éstos informaron de la gravedad de las heridas de la víctima, deteniendo al presunto agresor que fue trasladado hasta el hospital para ser atendido de las heridas en la cabeza y el antebrazo.

Varias denuncias contra el agresor por amenazas

En el lugar de la reyerta se había personado un equipo del Grupo Operativo de Respuesta con el fin de dar protección y proceder a acordonar la zona, localizando el cuchillo con el que presuntamente se había producido la agresión, siendo hallado en las inmediaciones envuelto en un papel junto a un reguero de sangre.

Los investigadores de la U.D.E.V.-PERSONAS recabaron diferentes informaciones con las que elaboraron la secuencia de los hechos. Al parecer el arrestado se dirigió a la víctima sorpresivamente con un cuchillo de 25 centímetros provocándole una herida incisiva a la altura del esternón. El herido que se encontraba junto a su padre y hermano, en un acto reflejo de autodefensa, empujó al supuesto agresor arrojándole al suelo, debido a esta acción, se hirió en la cabeza al igual que en el antebrazo.

Los trabajos de investigación no han finalizado y el arrestado se encuentra bajo custodia policial en un centro hospitalario.