El ayuntamiento estudiará la demanda de los taxistas de habilitar el acceso por Roldan y Marín

0
226
Publicidad

JAÉN.- El alcalde de Jaén, Julio Millán, y el concejal de Tráfico y Seguridad Ciudadana, Miguel Castro, y la responsable de Movilidad, Estefanía Plaza, han mantenido hoy una reunión con los representantes de la gremial del taxi en la que los responsables de las dos asociaciones que la componen les han trasladado la petición de estudiar el acceso controlado de estos vehículos a la calle Roldán y Marín, recientemente peatonalizada y acondicionada.

Los responsables de Radio Taxi Jaén, Antonio Garrido, y Luis Carlos García, de la Asociación gremial del taxi, han destacado que la propuesta agilizaría el paso de estos vehículos hacia la zona Sur de la ciudad, acortando recorridos y tarifas y en la misma línea en la que se permite la circulación de taxis por la Plaza de Santa María, un entorno peatonalizado. Los taxistas entienden que el paso por esta zona estaría controlado al tratarse de profesionales de volante que tendrían una especial atención al tránsito por esta vía.

Por su parte, Miguel Castro ha destacado que el esfuerzo del Ayuntamiento con el transporte público y colectivo de viajeros redunda en una mejor atención a la movilidad sostenible del centro urbano de Jaén, por lo que se intentarán estudiar las opciones y contar con los informes oportunos para dar una respuesta a esta demanda, aunque ha matizado que aún no está recepcionada la obra en la calle.

Otra de las propuestas que han trasladado los taxistas y en la que trabaja ya la Concejalía es en la habilitación de una pequeña parada de taxis en el entorno de la calle Madre Soledad Torres Acosta, utilizando para ello de forma compartida algunos de los espacios que hay en esta zona para la carga y descarga, de tal manera que se habilitase una para híbrida.

Agresión conductor transporte público

Por su parte, Miguel Castro ha lamentado la agresión registrada en días pasados a un conductor del servicio de transporte público y destaca su apoyo tanto al personal como a la empresa en esta situación en la que reitera, el civismo debe imperar por encima de cualquier otra cosa.