Gestionadas una docena de incidencias por nieve en Jaén

0
337
Carretera nevada en Tíscar. FOTO: Subdelegación del Gobierno
Carretera nevada en Tíscar. FOTO: Subdelegación del Gobierno
Publicidad

JAÉN.- El Servicio de Emergencias 112 Andalucía ha coordinado, entre la medianoche y las doce del mediodía de hoy, un centenar de incidencias a causa de la nieve y el viento en las provincias de Almería, Granada y Jaén, donde sigue vigente el aviso naranja por nieve, según informa el sistema adscrito a la Consejería de la Presidencia, Administración Pública e Interior de la Junta. La mayor parte de los avisos recibidos en el 112 han estado relacionados con la acumulación de nieve en carreteras, conductores que se han visto sorprendidos por la nevada y caídas o desplazamientos de elementos del mobiliario urbano, sin que haya constancia de daños personales hasta este momento.

La provincia con mayor número de avisos al 112 ha sido Granada, con un total de 69; seguida de Almería (17) y Jaén, con una docena. En Jaén, la nevada ha provocado incidencias, sobre todo, en carreteras de la red secundaria, ninguna de ellas de relevancia. En este sentido, se han recibido avisos por acumulación de nieve y vehículos atascados en la A-401 y la JA-4203 (ambas en Huelma), A-6050 (Valdepeñas), la JA-3104 (Torres), la JA-3301 (Fuensanta de Martos), la JA-3208 (Noajelo), la A-6206 (Quesada), la A-6050 (Los Villares), la JA-4200 (Bélmez de la Moraleda) y la JV-7032 (Segura de la Sierra).

Consejos que salvan vidas

Emergencias Andalucía ofrece una serie de consejos y recomendaciones para minimizar los efectos adversos que las nevadas pueden tener sobre la población. Es importante disponer de calzado y ropa adecuada y comprobar, antes de la llegada de las nieves, el estado en el que se encuentra nuestra vivienda, especialmente tejados y sistemas de calefacción.

Es aconsejable desconectar los aparatos eléctricos que no sean necesarios, así como mantener abiertas las llaves de paso para evitar que el agua se congele en las tuberías. En la medida de lo posible, lo más recomendable es permanecer en casa, sobre todo los niños y mayores; y si hay que salir a la calle mejor llevar varias prendas ligeras y cálidas superpuestas, antes que una sola de tejido grueso. Es importante evitar la ropa ajustada, para permitir que el aire circule y actúe como aislante.

En un episodio de nevadas lo más recomendable es no coger el coche, pero si es inevitable, lo más adecuado es hacerlo acompañado e informarse sobre el estado de las carreteras antes de ponerse en marcha. Emergencias Andalucía recomienda circular con el depósito lleno, mantener limpio de nieve el tubo de escape, revisar los frenos, neumáticos, luces, líquido anticongelante y llevar cadenas (para ponerlas en caso de nieve dura o hielo). Tras una nevada hay que circular con la máxima precaución, no frenar en zonas húmedas, ni hacer cambios bruscos en la dirección que puedan motivar la pérdida de control del vehículo.

Los automovilistas deben tener en cuenta que si la nieve les sorprende en el coche y lejos de una población, lo más aconsejable es permanecer dentro del vehículo para resguardarse; en caso de mantener el motor en marcha con la calefacción puesta, hay que evitar quedarse dormido y, siempre, dejar una ranura de una ventana abierta para renovar el aire y evitar posibles intoxicaciones.

En este tipo de episodios de meteorología adversa, el sistema de emergencias andaluz recuerda a la población la necesidad de estar bien informada, a través de los medios de comunicación y canales oficiales en los que consultar las predicciones y conocer las indicaciones que las autoridades realicen al respecto, por ejemplo a través de las cuentas en redes sociales.

Aquellas personas que tengan previsto acudir a la montaña deben informarse antes de la predicción meteorológica y elegir la zona en función de su preparación física y del conocimiento que tengan de la montaña. Es importante conocer la ubicación de los refugios o cabañas en los que resguardarse en caso de que se produzca un descenso brusco de las temperaturas, tormentas u otra condición climatológica adversa, algo frecuente en zonas montañosas. En todos los casos, se aconseja llevar cargado el teléfono móvil, así como prestar atención y respetar las indicaciones de los carteles sobre posibles riesgos.

Por último, desde el servicio de emergencias se recuerda a la población que no se deben propagar rumores o informaciones exageradas sobre la situación y ante cualquier situación de urgencia usar el 1-1-2, un teléfono gratuito, al que se puede llamar cualquier día del año, a cualquier hora y desde cualquier tipo de terminal para solicitar ayuda.