Detenida tras robar una cadena de oro a un hombre después de darle un abrazo en Úbeda

0
405
Publicidad

JAÉN.-  Agentes de la Policía Nacional detuvieron en Úbeda a una mujer que presuntamente realizó un hurto a un hombre de avanzada edad mediante la realización del llamado “hurto amoroso”. La arrestada supuestamente abordó a su víctima cuando ésta salía de su finca, solicitándole una firma para ayudar a personas necesitadas. Tras darle un abrazo, presuntamente le sustrajo al descuido una cadena de oro valorada en 2.000 euros.

Las investigaciones se iniciaron en el pasado mes de diciembre. Un hombre de avanzada edad se había personado en Comisaría denunciando que al salir en su vehículo del huerto de su propiedad, una mujer de unos 30 años le llamó la atención. La víctima detuvo su vehículo apeándose del mismo mientras la presunta autora le dio un abrazo diciéndole que él la conocía ya que trabajaba en un hospital de la ciudad y que estaba recogiendo firmas con el fin de ayudar a personas necesitadas. El hombre firmó y, tras agradecer el gesto, supuestamente la arrestada volvió a abrazarle.

Investigación y modus operandi

La víctima subió a su automóvil marchándose del lugar, percatándose 20 minutos más tarde que no portaba la cadena de oro que tenía en el cuello. En un primer momento pensó que podría haberla extraviado, iniciando su búsqueda en su domicilio y en el huerto infructíferamente, cayendo en la cuenta de los dos abrazos que la detenida le había dado sospechando de ella.

Los investigadores, después de analizar las diferentes declaraciones de la víctima, consiguieron identificar a la presunta autora de los hechos procediendo a su detención.

El denominado “hurto amoroso” consiste en la selección que los delincuentes realizan. Siempre una persona mayor. Se dirigen a ella con total decisión para saludarla y abrazarla efusivamente como si de un familiar o conocido se tratara. Mientras se producen estos abrazos les suelen fracturar o desenganchar las cadenas y cordones de oro que llevan las víctimas en el cuello. Una vez sustraída la pieza se despiden y se marchan sin más.

En este caso, la arrestada se hizo pasar una buena persona que estaba recogiendo firmas para un falso bien solidario. Una vez que su objetivo ha firmado, comienza a darles este tipo de abrazos que aturden a la víctima no dándose cuenta de que en ese preciso momento le han robado.