MOTOR&SPORT | Fiat 500x Sport, metamorfosis deportiva

0
133
Publicidad

TEST DINÁMICO.

El Fiat 500X es un turismo de enfoque turístico y urbano sin pretensiones deportivas, ni tampoco de todoterreno. Cuando se acaba de fabricar medio millón de unidades de este exitoso modelo, aparece la versión deportiva del Fiat 500X creando una metamorfosis racing de uso polivalente que añade adrenalina sin renunciar a nada y generando un crossover con más músculo. Una de las diferencias se sitúa en la estética con nuevas molduras, tiradores de puertas y carcasas de los retrovisores en gris titanio y nuevos diseños de llantas de dieciocho pulgadas que opcionalmente pueden ser de diecinueve. Otro de los aspectos donde se diferencia del 500X Urbano radica en sus suspensiones rebajadas en trece milímetros, mejorando la estética deportiva y, sobre todo, mejorando su dinámica. El Fiat 500X Sport introduce suspensiones de frecuencia selectiva, que en esencia es una válvula y un hidráulico que, controlando el flujo de aceite, ayuda a absorber las irregularidades del asfalto. Del mismo modo ocurre en la dirección. El fabricante anuncia un nuevo calibrado para añadir más deportividad. En la parte mecánica están disponibles los motores diésel y gasolina, partiendo del 1.0 de gasolina y 120 caballos de potencia y el diésel 1.6 Multijet de 120 CV. Aún queda una mecánica más prestacional de 1.3 litros gasolina y 150 caballos asociado a un cambio automático de doble embrague. Si se puede constatar que el Fiat 500X Sport no solo es una versión bien equipada y más atractiva visualmente del 500X, sino también un coche que, por su puesta a punto, resulta muy agradable de conducir que el resto de modelos de la gama 500X para cualquiera que sepa valorar el buen tacto de conducción de este modelo.

INTERIOR.

Además de los cambios estéticos exteriores, el interior cuenta con una serie de detalles tecnológicos y deportivos que afianzan la imagen racing y garantizan la información en todo momento necesaria para la metamorfosis deportiva cuando se cambia el traje de gala por el mono ignífugo trasladando la conducción a niveles más racing sin renunciar nunca a la esencia del crossover de Fiat y su polivalencia de uso. Nada más acceder al interior llama la atención el puesto de conducción. Un volante deportivo multifunción, sus asientos cómodos de buena sujeción lateral y un pedalier de aluminio de corte racing anuncian algo más que el Fiat 500X ante el que se está. Sin catalogarlo como un deportivo puro, más bien un funcional vehículo con tendencias deportivas. Materiales de calidad, buenos acabados, espacio para los ocupantes y un maletero adecuando son algunas de las ventajas del modelo. A esto se le añade su pantalla con equipo multimedia y audio, navegador y ordenador de viaje. Reconocimiento de señales de tráfico, memoria interna y sistema de activación por voz del sistema de audio, teléfono y navegación, entre otras funciones más de última generación. En el apartado de seguridad  cuenta con varios airbags inteligentes frontales y laterales, tambien de cortina. Alerta de salida de carril, control de estabilidad y antivuelco, distribución electrónica de frenada, ABS y cinturones de seguridad preajustables. Un equipamiento muy amplio que permite viajar seguros y muy cómodos.

TEST DE CONDUCCIÓN.

Autos Auringis, concesionario Fiat cedía a HoraJaen Motor&Sport una unidad del Fiat 500X Sport para llevar a cabo el primer test dinámico del 2020 del espacio técnico del motor. La primera impresión al ver la unidad con la que se ha realizado la prueba fue el color azul eléctrico y el aspecto deportivo que reflejaba. Al abrir la puerta del 500X Sport ya se empezaba a respirar esa atmósfera racing y visualizar el puesto de conducción donde el volante deportivo con partes de Alcántara, un pedalier racing y un cambio manual de seis velocidades, las sensaciones no podían ser mejores. Contacto y a rodar con cautela para hacerse con la montura presidida por un motor de tres cilindros, un litro de cilindrada y 120 caballos de potencia de gasolina. Al principio parecía que la potencia no sería demasiada y que el trabajo estético estaría por encima del prestacional. Primer error de apreciación derribado por los primeros metros de aceleración donde el sonido anunciaba que la potencia estaría a la altura del conjunto augurando la diversión en la prueba dinámica.

Un pequeño recorrido por el bacheado Polígono de Los Olivares anunciaba la eficacia de las suspensiones, más duras y una dirección con precisión y peso en el asfalto se unía a las reacciones de la carrocería valiendo los trece milímetros de la carrocería más baja. Subiendo un poco de revoluciones nos espera el primer paso por una de las rotondas del nuevo polígono y…. sorpresa, con el aumento de revoluciones el cambio de velocidades se vuelve mas rápido y preciso dibujando el obstáculo sin sobresaltos y con una limpieza que sorprende al exigir a la dirección la búsqueda de la trayectoria ideal. Buen comienzo para una prueba plagada de agradables sorpresas. Esta inicial toma de contacto serviría para comprobar, también, su polivalencia y comodidad al viajar por todo tipo de vías. Los recorridos largos son su espacio y la configuración de los asientos y ergonomía del habitáculo dejan alejado el cansancio. La definición Sport siempre deja la incógnita del comportamiento y así el equipo de HoraJaén Motor&Sport llevaba al Fiat 500X Sport de Autos Auringis al escenario más adecuado para comprobar la definición y comprobar la metamorfosis deportiva del coche. Con un cuentarrevoluciones tarado en seis mil revoluciones antes de entrar en zona roja la tentación se hacía evidente. Ajustes de posición, cierta concentración y cuenta atrás: aceleramos. Sobresale el sistema de suspensión y frenos, añaden seguridad los sistemas diseñados para este fin y el conjunto volante-dirección hacen posible afrontar todo tipo de curvas con precisión quirúrgica y resultados sorprendentes. Sin ser un deportivo puro y sin renunciar a sus cualidades ruteras, el Fiat 500 X Sport ha demostrado su absoluta polivalencia y metamorfosis deportiva de diez.